Pasión por los Negocios
Por Demian Duarte

El autor es periodista de negocios y política, con 27 años de experiencia correo a demiandu1@me.com

Una vez más el sector minero de Sonora da de que hablar y tiene que ver precisamente con el corazón del impulso económico de Sonora. El reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía y Estadística (Inegi) al cierre del 2016 es ilustrativo, porque la producción subió, los precios se recuperaron y en los hechos nuevas empresas se han venido sumando al auge que comienza a tomar de nuevo la actividad extractiva.

Hace unos días Xavier García de Quevedo, quien es presidente del Cluster Minero de Sonora hablaba del retorno de esa actividad como la más prominente en la economía de Sonora, y de la necesidad de establecer vínculos con otros segmento a fin de generar cadenas de valor.

Imagen de la Mina Soledad Dipolos de Fresnillo

Pues bien la minería está de vuelta, la producción de cobre marcha a toda maquina con 600 mil toneladas y algo más de ese importante producto de la tierra sonorense extraídas en 2016, mientras que el oro aportó algo así como 36 mil kilogramos de ese metal.

La minería de Sonora es un faro de luz en la industria extractiva nacional, que al cierre del 2016 reportó una caída, la mayor en 16 años, mientras que nuestro estado se consolidó como el que mayor volumen y mayor valor aporta en ese segmento, mostrando que en tiempo de crisis, en efecto surgen las oportunidades.

De hecho al inicio de la semana nos enteramos de 2 proyectos nuevos, que vienen a sumarse a las 50 operaciones mineras de gran escala que existen en Sonora, los 2 se enfocan a la producción de oro, por una parte Autlán en su mina “Lluvia de Oro”, que produce ya en Magdalena de Kino, a partir de una asociación con la canadiense Columbia Metals.

Ahi se han invertido 64 millones de dólares, y según entiendo ya están en producción con 250 empleados operando.

Por la otra está Grupo Fresnillo, que ya se decidió a echar a andar la producción del llamado “Abismo Centauro”, una nueva mina que entrará en operación este año en el municipio de Caborca y que se sumará a las operaciones Soledad Dipolos, La Herradura y Noche Buena que ya tiene la empresa en ese municipio, que de repente se ha convertido en uno de los más importantes para la industria minera de Sonora.

Solo en esa mina, la empresa de capital mexicano, propiedad de Alberto Bailleres, tiene previsto invertir 200 millones de dólares.

Sume usted otros asuntos que ya se están madurando en el sector, como es la operación de las minas de litio de Bacanora Minerals en Magdalena y la planta fundidora de Grupo México para producir alambrón de cobre en Empalme, que suman 400 y 600 millones de dólares cada uno, con lo que el mapa de la inversión minera para este año comienza a tomar forma y  no hablamos de poca cosa, son al menos 1 mil 300 millones de dólares, o 26 mil millones de pesos en proyectos productivos, y estamos hablando nada más de uno de los sectores que tienen impulso.

Sume usted lo que ocurre con el sector de energía, y en especial energía renovable, lo de aeroespacial y lo automotriz,, además del sector agropecuario y las manufacturas y entenderá porque ya comienza a correrse la voz de aquello que le decía en este espacio como una idea, pero que ya repiten los empresarios de todo el estado, y es que a Sonora, ya le llegó el momento.

El chiste ahora es que no sea solo un instante, sino que se trate del verdadero despegue de la economía que por tanto tiempo hemos esperado.
***

La gobernadora asumió la responsabilidad de la comisión de asuntos internacionales de la Conago

La gobernadora traía desde la gira por Nogales del lunes la noticia, sin embargo no la quiso soltar, mejor dijo ya se enterarán como le gusta a ella anticipar las  noticias que van a ganar titulares.
Pues bien, este martes, en la ciudad de Toluca, la Comisión de Asuntos Internacionales de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) se reunió, el motivó es que el gobernador del Estado de México terminaría con su gestión al frente de esa comisión tan importante en el contexto actual, y la situación es que el relevo le correspondió a Claudia Pavlovich.
La gobernadora de Sonora tiene los méritos para hacerse cargo de la comisión en un momento particularmente delicado de la relación México-Estados Unidos, pues a partir de su amistad personal con el gobernador de Arizona, Doug Ducey, ha sabido diseñar y ejecutar el ambicioso proyecto de la “Megarregión Sonora-Arizona”, mismo que será utilizado como modelo en la relación regional entre el resto de los estados de la región fronteriza entre los dos países.

Ayer la gobernadora dio un mensaje, en donde dejó entrever que la mayor preocupación son las eventuales deportaciones, pues la Conago tiene mucho que ver con la recepción de nuestros connacionales que viven en Estados Unidos y eventualmente podrían ser retornados a sus lugares de origen.

Claudia Pavlovich como gobernadora de una entidad fronteriza entiende del tema, sabe lo sensible que puede ser este asunto en particular, aunque también ese razgo en particular le da argumentos para entrar de lleno al tema de buscar oportunidades en la relación que tiene Baja California con su par en México y con Sonora, o lo que puede hacer Nuevo México con Chihuahua y con Sonora, o bien el papel que pueda jugar Texas con sus estados vecinos, que son Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre