El autor es periodista de negocios y política con 27 años de experiencia… usted lo puede contactar en Twitter como @demiandu y por e-mail en demiandu1@me.com

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

El tiempo tiende acomodar las cosas en su lugar y de que manera. El jueves se realizó la muchas veces anunciada asamblea de los empleados de la empresa Secomex, proveedora de servicios de logística de la planta Ford en Hermosillo y que con poco menos de 110 empleados sindicalizados se había convertido en la manzana de la discordia en el ámbito laboral de Sonora, pues quizá usted recuerde que Gerardo González Guerra, empresarios propietario de esa empresa, había puesto el grito en el cielo por lo que él consideraba actos ilegales de parte de los trabajadores inconformes.

Esto motivo en su momento que el presidente del Consejo de la Industria Maquiladora de Exportación, (Index) Gerardo Vázquez, se les fuera a la yugular a las autoridades laborales  en Sonora, por permitir según su visión que los sindicatos, y en especial la Confederación de Trabajadores de México causara inestabilidad laboral.

Gerardo Vázquez citó varios conflictos, que se habían venido presentado en los 12 meses anteriores, como la inestabilidad que vivió la empresa Flextronics en San Luis Río Colorado, o los paros que se dieron en la japonesa Yazaki en el sur de Sonora, de los que estuvo responsabilizando a la central obrera que encabeza en la entidad el diputado Javier Villarreal Gámez.

Pero el asunto es que en ninguno de los 3 conflictos tenía que ver realmente la CTM; y se trataba de asuntos más bien sacados de contexto, a conveniencia de la visión del dirigente empresarial, y en lo que se buscó dar un sesgo partidista a la cosa, infiriendo que como la CTM es del PRI y el gobierno del estado es emanado del PRI, se les daba la suave.

El asunto llegó a niveles mayores, pues incluso hubo una queja de parte del dirigente de Index ante el Consejo Coordinador Empresarial, e incluso fue motivo de una serie de reuniones donde participaron las partes en discordia, con la mediación del secretario del Trabajo Horacio Valenzuela y el de economía Jorge Vidal, lo que derivó incluso en un acuerdo sellado en Palacio de Gobierno con la intermediación del secretario de gobierno Miguel Pompa Corella, que recibió instrucciones directas de la gobernadora Claudia Pavlovich de que hiciera todo lo que estuviera en sus manos para enviar el mensaje de que en Sonora se respeta primero que nada el estado de derecho, lo que implica que se reconoce el derecho de los trabajadores a la libre asociación en el sindicato que mejor les convenga y de los empresarios a no ser víctimas de paros ilegales.

Imagen de la asamblea del sindicato

Pues bien, derivado de la mencionada asamblea, las cosas ya quedaron claras, los empleados de Secomex lo que querían era dejar a la central en la que estaban afiliados y que servía más bien a los intereses de su patrón, conocida como Federación Nacional de Sindicatos Obreros (Fenaso).

Las cosas fueron tan contundentes que 65 trabajadores votaron por afiliarse a la CTM y solo 32 por permanecer en la Fenaso, de modo que el Contrato Colectivo de Trabajo pasó a manos de la mencionada central obrera, que es además la de mayor crecimiento en el estado, con más de 120 mil empleados afiliados.

Aquí el mensaje es duro y directo para la parte patronal, pues por más presión en la alta esfera que se pretenda hacer y por más que se quieran tirar al piso, la realidad es que no existe ningún elemento que pueda impedir que la voluntad de los trabajadores se respete, y en este caso era afiliarse a la CTM, por considerar que dicha central obrera garantiza mejor el cumplimiento de sus derechos laborales y les una oportunidad de mejorar en cuanto a sus ingresos y prestaciones.

Y mire, la verdad es que las cosas no eran para tanto, pues en los hechos se ha demostrado que lejos de atentar contra la productividad o la paz laboral el trabajo que hace la CTM con sus sindicatos es e sentido contrario, es decir a  favor de acabar con los paros locos y en busca de mejorar la productividad, pues con esto además ayuda a sus afiliados a tener mejores ingresos y al estado a seguir captando inversiones.

Sin embargo existen patrones que no entienden que las cosas cambiaron y que ya no vivimos en los años setentas del siglo pasado.

***

Sesión de la comisión de Seguridad

Ya estamos con Javier Villarreal, así que le comento que ayer en el Congreso del Estado tras la sesión ordinaria, obtuvo un nuevo triunfo, en este caso que se dictaminara la iniciativa de Ley que reglamenta la operación de las empresas de seguridad, un asunto que tiene mucho que ver con los intereses de los casi 30 mil empleados de ese sector, pero también y mucho con el interés general de empresarios y demás usuarios de los servicios de esas empresas, pues se trata de una reglamentación que impedirá que esas empresas, en muchos casos patito, o fantasma, sigan haciendo de las suyas y ahora sí ofrezcan servicios serios, certificados además irónicamente seguros.

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre