En la evaluación anterior los legisladores pasaron “de panzazo” y tenían 68

Demian Duarte

La 61 legislatura del Congreso del Estado de Sonora logró avances impresionantes respecto a sus niveles de eficiencia y confiabilidad en el segundo análisis del desempeño legislativo, presentado por la comisión  ciudadana encargada de observar el desempeño de los diputados que la integran, de modo que los legisladores que pasaron de “panzazo” en el ejercicio del periodo 2015-2016, ahora se llevaron un muy lucidor 90 de calificación en su calificación por el periodo 2016-2017.

La clave en este aspecto fue la mejor vinculación en el proceso de diseño de leyes, y de acuerdo con María Elena Carrera, vocera del Comité Ciudadano encargado del esfuerzo de evaluación, el reto en adelante es sostener esa mejora al ir incorporando nuevos criterios de eficiencia.

Los elementos que permitieron los 33 diputado avanzar de manera cualitativa, fueron calidad del proceso legislativo, asistencia y accesibilidad, de modo que el congreso pasó de 68 de calificación a un rotundo 90, según este comité ciudadano.

La vocera del Comité Ciudadano de Evaluación al Desempeño Legislativo, María Elena Carrera Lugo, informó que, en comparación con el reporte del año anterior, la LXI legislatura incrementó sustancialmente su calidad en el proceso legislativo.

Acompañada de Mirtha Irene Alvarado Verdugo, Manuel Montaño Barceló, Jesús Luis Gámez García y Aquiles Fuentes Fierro, Carrera Lugo pormenorizó los elementos de medición utilizados para la evaluación.

Expuso que del resumen general del periodo 2016-2017, del comparativo de iniciativas realizadas y analizadas, hubo 27 iniciativas de ley, 89 decretos de reforma, 174 exhortos y acuerdos y se armonizaron ocho leyes federales.

El Congreso vive sus últimas sesiones del año y tiende a ponerse intenso

“No tenemos un Congreso de 100, pero tenemos uno de 90, y esto implica que hay áreas de oportunidad, porque a pesar de que mejoró la vinculación, esto no significa que se perfecta, aunque mejoró la asistencia en el periodo ordinario, tenemos una baja en la presencia de diputados en periodos de receso y una baja de participación en comisiones”, explicó.

Destacó que 38 por ciento de las iniciativas fueron presentadas por mujeres, por hombres un 52 por ciento y por grupo parlamentario un 10 por ciento, y en la ponderación del número de iniciativas presentadas por género, destaca la productividad de las diputadas, ya que son 13 de 33 legisladores.

Los 5 integrantes del comité evaluados, resaltaron que será muy importante asimilar que el proceso legislativo no culmina con la aprobación  de las leyes y que debe existir un periodo de análisis y prueba de las mismas a fin de verificar entre los directamente beneficiados o afectados por las mismas la oportunidad de perfeccionarlas.

En ese sentido emitieron 6 recomendaciones para que los diputados mejoren su empeño legislativo, en especifico la elaboración de un código de ética e integridad para el Congreso, tomando en cuenta los criterios de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

También dar paso a protocolos para la evaluación del impacto de las leyes aprobadas con las instituciones responsables de su ejecución, así como con los ciudadanos, organizaciones sociales y/o empresas que se vean afectados o beneficiados por esa iniciativa, ya que el proceso legislativo no culmina con la aprobación y publicación de una iniciativa.

Además fortalecer tanto al Centro de Investigaciones Parlamentarias del Estado de Sonora (CIPES) como a la relación entre dicho centro y el proceso de calidad legislativa, por ser un paso en el fortalecimiento de la productividad y la capacidad legislativa del Congreso y considerando que algunas de las iniciativas que se aprobaron contaron con la colaboración de este órgano de investigación.

En ese enfoque también proponen promover una mayor vinculación de las comisiones con los sectores sociales y gubernamentales más relacionados con su temática.  Las comisiones pueden ir más allá de la atención y deliberación de los temas e iniciativas que deben dictaminar, definiendo agendas de vinculación que fortalezcan la pertinencia y viabilidad de iniciativas legislativas.

Integrar los programas de dichos grupos legislativos se integren en un documento único que facilite su análisis, a fin de saber que esperar del Congreso en cada periodo.

Y finalmente definir un programa de mejora continua de los servicios informativos en línea, como lo es, específicamente, publicar de acuerdo a la Ley Orgánica en tiempo y forma la Gaceta Parlamentaria.

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre