Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

 

El autor es periodista con 27 años de experiencia, usted le puede contactar en demiandu1@me.com y en Twitter @demiandu

La discusión presupuestal en el Congreso del Estado, si es que le podemos llamar discusión, se acerca a su fase final, y desde ya corren apuestas respecto a que en la sesión programada para el martes 12 de diciembre a las 11 de la mañana, ya se tendrá  a la mano el dictamen de las Comisiones Unidas de Hacienda para tal propósito.

Mire, no se sí usted lo sepa pero una de las misiones centrales del poder legislativo como tal es aprobar la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos en tiempo y forma, y solamente una vez en la historia moderna del estado, esto no ha sucedido, y fue precisamente durante el gobierno de Guillermo Padrés Elías, en el que irresponsablemente se promovió la idea de no quedar de acuerdo con la finalidad de caer en el proceso de reconducción presupuestal para el ejercicio del 2012.

Raúl Navarro Gallegos, en busca del punto de equilibrio

La idea era que al no haber presupuesto de egresos, prácticamente habría juego libre para todas las dependencias, lo que adelantó el “Año de Hidalgo”, con la idea de que se aseguraran recursos suficientes para la elección intermedia. El asunto es que en ese momento al decretarse la reconducción, se abrió la caja de Pandora del quebranto y el saqueo del erario, un mal momento del que nunca se recuperó la administración pasada y donde se confirmó la fama de rateros y roba vacas de muchos de los que formaron ese gobierno, de los que por cierto hay presos, prófugos y demás.

La consecuencia fue nefasta y a la fecha permanece como deuda impagable a proveedores, aunque luego vengan con esa mentira de que durante el gobierno padresista las cosas se hicieron de manera muy meticulosa y con un alto sentido de responsabilidad financiera.

Viene al caso la cápsula histórica, porque luego vienen los desgarres de vestiduras y a algunos se les olvida porque agarraron esa famita que hasta la fecha les persigue por todas partes.

Por eso cada año después del 2012 que se aprueba el presupuesto e tiempo y forma yo respiro aliviado, Sonora no aguanta un nuevo arranque de irresponsabilidad legislativa.

Los coordinadores legislativos en busca del acuerdo

Ahora, no es que dude yo de la capacidad crítica y de discusión que aportan los diputados del PAN, o de las ganas que tiene Moisés Gómez Reyna de cambiar partes de la propuesta que mando Raúl Navarro Gallegos, el asunto es que con un grupo de 9 diputados es poco lo que pueden hacer ante la ahora llamada “Megabancada”, que encabeza el coordinador de diputados del PRI, Epifanio Salido Pavlovich y donde además de 15 diputados propios, tiene sumados a 2 del Panal, 3 que originalmente eran del PAN, a uno de Morena, otro del Movimiento Ciudadano y a uno más del PRD, lo que da como resultados a 23 diputados, sin dejar la lado la posibilidad de que ante la imposibilidad de vencer en votación a esa abrumadora mayoría, las huestes que encabeza Luis Serrato Castell hagan lo más sensato, tomen acuerdos, hagan negociaciones y busquen una mejor repartición del pastel para los municipios con administraciones panistas y se sumen a votar por el paquete de 64 mil 17 millones de pesos presentado.

Omar Guillén, la importancia de invertir en infraestructura

Y mire, eso sí, le concedo la razón totalmente a Omar Guillén, el presidente de la Comisión de Economía, que de manera sorpresiva pidió se modifique el presupuesto en la parte que corresponde a inversión en infraestructura, pues es un rubro que viene sorprendentemente reducido a 300 millones de pesos, siendo que en los primeros 2 años la inversión de recursos públicos en carreteras y otros proyectos de obras públicas, ha sido un factor que impulsó el crecimiento económico.

Bajar el ritmo ahí, equivale a darse un tiro en el pie, principalmente cuando hay indicios aquí y allá de que las cosas en este 2017 no cierran en el mejor momento y que mantener el ritmo de crecimiento en 2018 requerirá un presupuesto inteligente y la captación de proyectos de inversión.

Flor Ayala, su encargo es concluir el proceso de negociación

En pocas palabras, invertir en infraestructura es una especie de seguro de vida para la economía de Sonora, misma que queremos mantener en crecimiento y generando empleos.

Dueña del escenario y las fichas será la diputada Flor Ayala, presidenta de la primera Comisión de Hacienda, que ahora estará a cargo de obtener un dictamen razonablemente equilibrado.

***

Ya estoy en eso, así que le comentó, ayer el Inegi reportó los datos de crecimiento de la economía de los estados en 2016 y el dato para Sonora es  excelente, con 5.6 por ciento de alza, la entidad se colocó como el cuarto estado más dinámico, gran resultado que demuestra que la estrategia a cargo de Jorge Vidal Ahumada funciona y da frutos.

Jorge Vidal Ahumada, vienen los retos

Al mismo tiempo el IMSS reportó que en el mes de octubre tuvimos una baja de 1 mil 288 puestos de trabajo, un momento atribuible a lo ocurrido con la planta Ford y la baja en su ritmo de producción, que afectó momentáneamente a la cadena de valor del sector manufacturas, se viene en diciembre el movimiento estacional de bajas de empleos temporales en el campo así que es de esperarse que de 38 mil empleos que se han generado en este año, terminemos con 26 mil empleos totales, un movimiento anticipado y hasta normal de acuerdo al diseño de la economía del estado, pero además un número que supera la meta de 25 mil empleos.

Para lograr un aumento superior a esto, es necesario llevar a la economía a un mayor crecimiento, pues se estima que por cada punto porcentual que crece el producto estatal, se generan 5 mil empleos. Así que si la gobernadora Claudia Pavlovich quiere 30 mil o 35 mil empleos, tenemos que hacer que la economía crezca entre el 6.5 y el 7%.

Y mire, la verdad es que se puede, pero hace falta un esfuerzo mayor.

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre