Un hito para del deporte sonorense, están en los pies y esfuerzo de Jesús Sánchez que ha corrido 193 carreras de 42 kilómetros y 195 metros

Demian Duarte

Sonora tiene en Jesús Sánchez, corredor de maratones y ultra maratones, radicado en San Luis Río Colorado a su propio “caballo de hierro”, que tiene determinación y resistencia suficientes para sumar kilómetros semana tras semana, al grado de que cuando usted lea esta historia, el habrá terminado su Marathon 193 en Monterrey, Nuevo León.

El romance de Jesús Sánchez Carrillo, quien es originario de Autlán, pero que vive en la fronteriza ciudad de San Luis desde los 17 años, inició en 2001, a los 46 años de edad, cuando se decidió casi por casualidad a hacer su primer carrera en la distancia del mítico Filípides, es decir 42 kilómetros y 195 metros, esto ocurrió por cercanía en la Ciudad de Mexicali, distante apenas 60 kilómetros de su lugar de residencia.

Jesús Sánchez lo mismo corre ultra maratones que carreras de 5 kilómetros, pero las que cuentan son las que pasan de 42

Desde ahí en 16 años prácticamente no ha parado, y lo mismo ha corrido en la Ciudad de México, que en Cuba, Alemania o Canadá, acumulando unos 9 mil kilómetros en competencia.

Sin embargo este hombre de 62 años no para, corre todos los días, entre 8 y 10 kilómetros y por ejemplo este fin de semana cumplió con su carrera de larga distancia 192 en Santa Catarina, con 80 kilómetros de recorrido, para después alistarse a la meta en el Marathon de Monterrey para este domingo, completando 122 kilómetros entre sábado y domingo.

El fin de semana anterior corrió en Hermosillo la segunda edición del Marathon y no tiene previsto parar, por lo menos no hasta que alcance su Marathon número 200 con lo que espera marcar un récord para cualquier corredor sonorense, acumulando semejante cifra de maratones terminados, con lo que espera tener puntos suficientes para ser entronizado en el Salón  de la Fama del Deporte Sonorense.

Jesús Sánchez tiene varios asuntos pendientes con la distancia y espera por ejemplo en Agosto completar su sexta edición del Marathon de la Ciudad de México, a fin de completar el serial de 6 medallas, que forman la palabra M-E-X-I-C-O, pues a la fecha las 5 que tiene le dan para decir MEXIC.

Otro objetivo en su mente son los maratones de Atenas, el de Boston y el de Nueva York.

En entrevista dice que él no es ningún tipo de superdotado, más bien una persona común que un día a los 46 años se decidió a correr, y desde entonces no ha parado.

Comenta que viaja por todo el país y el mundo como mochilero, y que tiene el apoyo de su familia, que atiende su negocio de ferretería en San Luis Río Colorado.

“No siempre hay dinero para los viajes y me tengo que ir como puedo, la primera vez en la Ciudad de México me la aventé en camión 48 horas, me baje, corrí la competencia y luego para atrás otras 48 horas en camión a mi casa”, recuerda.

Ahora, señala que nunca tuvo en mente hacer 200 maratones, más bien, es algo que comenzó con el número uno, lo que después se transformó en una meta de hacer 10, luego 50, por ahí después otro corredor le dijo que 100 eran mejores que solo 50, y así, por lo que a la fecha tiene 193 bajo sus pies y quiere frenarse un poco al inicio de año para alcanzar el 200 en la capital sonorense.

No obstante ya para el 17 de diciembre va por el 194 en Mexicali.

“Mucha gente no entiende el trabajo que cuesta cumplir con los 42 kilómetros y 195 metros, yo me preparo entrenando todos los días entrenar es como una alcancía, no es necesario correr grandes distancias para hacer maratones, más bien es la constancia lo que apoya, carreras cortas de 8 y 10”, dice.

El primer paso y el último, el eje de las carreras

—¿Qué le recomiendas a alguien que está buscando hacer su primer Marathon?

Yo le recomiendo a la gente que pierda el miedo, todos creen que es algo difícil, pero la verdad es que lo difícil lo hacemos nosotros con nuestra forma de pensar, nos limitamos y pensamos que no podemos pasar de carreras cortas, a Maratones y mira si ya corriste 21, ya sacaste el 50%

Lo demás lo puedes sacar sin mucho esfuerzo, solo hay que dosificar el paso.

El que corre 21, puede hacer un Marathon.

Cuando corrí mi primero, salte de 5 y 10 a esa distancia, cuando hice mi primero ví a un señor ya mayor, y dije donde vaya él yo, voy, y lo hice, se me dio en 4 horas 27 minutos.

—¿Cuál es el evento más memorable en tu mente?

En 16 años corriendo el de Mexicali fue el que más me ha dejado, también el ultra de los cañones en Huachochi Chihuahua, o el de Urique que es un ultra de 80 kilómetros, y hay otros de 100 millas (160 kilómetros) que son más que todo mentales, y se van dando poco a poco.

Pero el primero es el que más recuerdo, porque es como el recién casado, la primera noche es la que cuenta.

—¿Qué es lo que más te satisface luego de una competencia?

Las medallas… Son especiales, las guardo en costalitos, pero quiero unos medalleros especiales.

Pero lo más importante en un Marathon son el primer paso y el último, porque sin pasar la meta no recibes medalla y el tiempo no importa, porque todos los que terminamos somos ganadores, el objetivo es terminar y hacer una carrera limpia.

—¿Qué hay con los tiempos?

Parece que hay una obsesión por marcar tiempos de 3 horas, y eso puede amedrentar a los corredores, yo compito contra mi mismo, no tiene caso sobreesforzarse, por quedar bien con los demás porque lo esencial es cuidar nuestra salud y mi persona para seguir corriendo.

—¿Cómo le haces para tus viajes?

Yo viajo constantemente y lo hago tipo mochilero, ahora cuando dieron la letra M en el Marathon de la Ciudad de México, yo no tenía para el avión, así que me fui en camión desde San Luis Río Colorado hasta la Ciudad de México que son 48 horas, termine el evento en 4 horas y fracción y ahí vengo para atrás otras 48 horas.

Son 96 horas para ir por esa medalla, me baje a correr del camión y ya tengo las 5 letras M-E-X-I-C y estoy esperando para agosto completar la O para completar la palabra MEXICO y ya estoy inscrito.

—¿Por qué correr esas distancias?

A mi me gusta esto es promover el deporte, que la gente se active y eliminar el sedentario, se participativos, lo que ganamos es salud.

Yo tengo 62 años cumplidos y no me duele nada, esperamos que siga así la salud, yo corro diario entre 8 y 10 kilómetros y cuando tengo evento, la distancia.

Hay días sin correr, pero estamos en constante movimiento porque a mi edad si no me muevo, comienzo a tirar polilla… Hay que moverse.

Ahora el descanso es importante, se regeneran los músculos, dejar de correr un día o varios, no implica poder condición, implica regenerar músculos y hacer que se pongan  bien para la siguiente competencia.

También la comida es importante, yo no como casi carne rojo, mucho pollo, pescado, frutas y verdura, las harinas no las consumo mucho, solo antes de un evento.

La comida es un entrenamiento también, la nutrición te da, y no le puedes sacar a tu cuerpo algo que no haz comido.

—¿Cómo festejas un Marathon?

Yo cierro mis maratones con mi medalla y comienzo a festejar pensando en el que sigue, no me preocupo por la medalla que ya gane, me preocupó por la que no he ganado.

Así que si dios me da licencia de poner la marca que estoy buscando en 200 maratones, ahí vamos a dejar la vara alta, pero no es imposible, es cosa de ponerle ganas, decidirse y cualquiera lo puede hacer.

Ahora, una vez que alcance mi objetivo no me pienso retirar, voy a seguir corriendo, porque ahora hago hasta 18 maratones por año, luego le pienso bajar a 7 u 8, no es lo mismo en intensidad.

—¿Qué piensas cuando corres?

Cuando corro, lo que pienso es llegar a la meta, la idea es recibir la medalla por cerrar la ruta, el esfuerzo se corona con ese momento.

A la fecha nunca he tenido una lesión severa, ya me he caído, he tenido lastimaduras, se me quitan las lesiones y sigo corriendo.

—¿Qué recomiendas a quien quiere correr o hacer ejercicio?

A quien quiere correr lo que le recomiendo es comenzar por caminar, si les da correr hay que hacerlo, el cuerpo te va llevando, correr en intervalos es un principio.

Eso de que la gente no hace ejercicio por culpa del gobierno, es una mentira, esto es de determinación personal, espacios hay muchos, puedes correr donde sea. Le queremos dejar todo al gobierno, ellos nos pueden guiar, pero el deporte no tiene nada que ver con política, lo mismo corremos con un partido que con otro, hay que hacerlo por uno mismo.

El calor, vivir en el desierto, la falta de espacios, no son limitantes, hay muchas formas para hacer ejercicio y si no nos alcanza el desierto de Sonora, hay otros lugares.

Un flojo siempre va a poner un pero, pero si te quieres a ti mismo, tienes que hacer deporte

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre