EL FINANCIERO

La moneda mexicana tuvo un déjà vu, porque durante los primeros tres meses de este año vivió una historia similar a la del año pasado.

El tipo de cambio del peso frente al dólar arrancó en 2018 en niveles cercanos a los 20 pesos, para luego caer hasta 18.30 unidades, una recuperación de 6.9 por ciento, que la ubicó como la moneda más ganadora del mundo, de acuerdo con datos del Banco de México y Bloomberg.

Entre enero y marzo del año pasado, la divisa tuvo una apreciación de poco más de 10 por ciento, lo que también la puso a la cabeza en la carrera cambiaria. En ambos años experimentó volatilidad, cuyo origen fue principalmente la relación de México con el gobierno de Estados Unidos.

Por un lado, volvieron los temores de un rompimiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y por otro, se repitió la posibilidad de que la Reserva Federal acelerara el ritmo de alza en su tasa de referencia.

De acuerdo con analistas, este año se sumaron factores internos como la volatilidad asociada a las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo en julio de este año en México.

La moneda mexicana superó el desempeño que presentaron las principales divisas a nivel global frente al dólar, durante el primer trimestre.

El peso colombiano se ubicó en la segunda posición, con una recuperación de 6.9 por ciento contra el billete verde. Le siguieron el yen japonés, con seis por ciento y el ringgit, de Malasia con 4.74 por ciento.

Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, indicó que las señales proteccionistas de Estados Unidos, su política monetaria, los riesgos geopolíticos, y los precios del petróleo fueron losprincipales catalizadores del peso en el primer trimestre.

Detalló que la volatilidad de la moneda local en el periodo fue de 10.6 por ciento y en adelante factores como el TLCAN y las elecciones generarán episodios de especulación.

“A pesar de que el tipo de cambio tocó un mínimo de 18.2026 pesos por dólar, nivel no visto desde octubre de 2017, no se puede descartar el riesgo de un incremento en el tipo de cambio en caso de que no concluya la renegociación antes de las elecciones presidenciales de México”, puntualizó.

“El proceso electoral, por sí solo, se espera que genere especulación en contra del peso durante el segundo trimestre, particularmente en mayo”, añadió Siller.

“Se percibe mayor optimismo respecto a las negociaciones del TLCAN, y es que en los últimos días se han presentado eventos que mantienen la idea de que el tratado se mantendrá”, dijo por su parte Jacobo Rodríguez, director de análisis financiero de Black WallStreet Capital. “Por otro lado el presidente de Estados Unidos mencionó que el muro será construido con fondos de seguridad y ya no por los mexicanos”, agregó el experto.

Con ello, la paridad peso con el dólar ‘perforó’ un soporte de largo plazo y podría buscar las 18 unidades, añadió el especialista. Incluso, podría mantenerse la fortaleza y llegar a niveles de 17.60.

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre