Mi columna: La minería, Sonora y La Colorada

0
200

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

El autor es periodista con 28 años de experiencia, usted le puede contactar en demiandu1@me.com y en Twitter @demiandu

Por definición Sonora es un estado minero, que se dedica desde su fundación a la actividad extractiva, y por esa razón no deja de ser preocupante que de cuando en cuando aparezcan grupos de cruzados que predican el rechazo a la que es hoy por hoy la industria líder en el estado, que genera el 25 por ciento del producto estatal bruto.

Me refiero claro al caso de la mina Pitahaya que se ubica en el municipio de la Colorada y que era operada hasta el fin de semana pasado por la compañía de capital canadiense Argonaut Gold, enfocada sobre todo a la producción de oro y plata y con una política de contacto e interacción con una comunidad que le tiene como la única fuente de trabajo fijo.

La mina de La Colorada no es nueva, ni mucho menos, hace al menos 120 años que extraen minerales de ese municipio y el tajo que está literalmente en el centro del pueblo, es algo con lo que la comunidad viene conviviendo de manera histórica.

Actualmente es Argonaut Gold, pero hace 30 años esa misma mina la operó Exploraciones El Dorado, también de capital canadiense.

El Tajo de la mina en La Colorada

La suspensión de actividades en la mina se da a partir de un litigio promovido por un grupo de ambientalistas, de quienes alegan los habitantes de La Colorada que son nuevos en la comunidad y que no entienden la naturaleza de la relación de interdependiente que existe entre el pueblo y la mina, que provee de alrededor de 200 empleos a la comunidad.

Pobladores de la Comunidad de La Colorada se manifestaron a favor de la operación de la mina

Esto incluso provocó una manifestación de los vecinos de La Colorada, que rechazan la postura de quienes buscan cerrar la empresa, y piden a las autoridades que apoyen su operación.

Este no es un asunto menor, en Sonora hay 55 unidades mineras que van de mediano a gran tamaño y entre los principales productos están el cobre, el oro, la wollastonita el carbón antracitico y otros productos, entre los que pronto se sumarán el litio y el zinc como operaciones primordiales.

Vamos incluso hace 3 años con la operación del fondo minero, las distintas comunidades en que se desarrolla la minería han comenzado a recibir beneficios incluso mayores a los recursos que les llegan vía presupuesto.

La minería debe ser vista con naturalidad en Sonora, como una actividad productiva que trae grandes beneficios al estado, más allá de lo que es la derrama económica por la contratación de personal, la minería forma parte de la identidad de Sonora, está en su ADN y tan es así que es una de las actividades fundacionales representadas incluso en el escudo que da identidad a Sonora.

Es necesario pedir a las empresas mineras que adopten prácticas de responsabilidad con el medio ambiente y con la comunidad, es verdad, sin embargo a pesar de que una mina tiende por naturaleza a modificar el entorno en que se desarrolla por la remoción de enorme cantidad de minerales, también es verdad que una operación minera no trae mayor impacto que la construcción de una carretera, y a la fecha no he sabido que nadie se oponga a una carretera per se, desde la perspectiva de que es una infraestructura que trae desarrollo y progreso.

La carrera en La Colorada, fue para mostrar que no existe contaminación en la operación

Personalmente estuve en la mina de La Colorada hace escasos 4 meses, para participar en una carrera de interacción con la comunidad que la misma empresa organizó dentro de sus instalaciones y en el corazón del pueblo de La Colorada y no ví o percibí contaminación  o conflicto alguno entre la comunidad y la empresa minera.

Es necesario en el caso de Sonora que aprendamos a convivir con la minería y que no satanicemos a una de las actividad que dan sustento al desarrollo de nuestra economía.

Los mismos pobladores de La Colorada lo han puesto muy claro, señalando que si esa pequeña comunidad pierde a su mina, su misma existencia está en riesgo, pues al final del día esa actividad es su esencia.

***

El gobernador de Arizona, estuvo con los elementos de la Guardia Nacional

Pasó de ser retórica a un convertirse en un operativo mayor, y que subió de los 150 elementos de la Guardia Nacional de Arizona a un total de 338 que resguardarán la frontera. El asunto es que el manejo de la situación en la frontera con Sonora que hace el gobernador del vecino estado Doug Ducey, dista mucho de ser un gesto amistoso hacia sus socios y vecinos de Arizona.

Ignoro si se trata de un distanciamiento con el gobierno del estado, pues se entiende que cada país tiene el derecho de resguardar y proteger su territorio como mejor le convenga, y sí uno sabe leer entre línea se ve en la actitud de Ducey un ánimo de ir más allá de las políticas dictadas por Donald Trump, bajo el argumento de que cuidar y reforzar la frontera es algo que desde hace años no se hace y no se logra desde Washington D.C.

El detalle de fondo es que las señales de amistad y entendimiento de Arizona con Sonora y con México tienden a deteriorarse con este tipo de mensajes que muestran repentinamente el lado duro y severo de un gobernador que ha buscado acercamiento con nuestro país a partir  de su necesidad de afianzar mercado y relaciones comerciales para sus productos y ahora todo eso parece pasar a segundo término al calor de un debate político que se vive en el vecino país del norte.

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre