Mi columna: Acabar con la violencia política a las mujeres, pero en serio

0
37

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

El autor es periodista con 28 años de experiencia, usted le puede contactar en demiandu1@me.com y en Twitter @demiandu

Ayer se dio un paso importante respecto a la civilidad política con que se deben de llevar las campañas políticas y es que luego de abrir la puerta a la participación de más mujeres en política, a muchos pareció olvidárseles que la política suele ser un lugar tenebroso, donde los golpes bajos y las jugadas macabras son el pan de cada día.

El asunto es que muchos coinciden en que al ser considerada un juego de hombres, la política se ha convertido en el escenario de la guerra sucia, las infamias, las fake news y claro de la violencia, un escenario que no es apropiado ni para el varón más echado para adelante, y por supuesto un escenario peligroso para las representantes del sexo femenino, no porque no puedan ellas mismas comportarse igual, sino porque se trata precisamente de que la política como medio de acceder al poder ya no sea solamente para quien es más tramposo, sino para el más capaz y el que tiene mejores propuestas.

 

La Ley de equidad de género, horizontal y transversal, que opera en Sonora para este proceso político electoral, ha sido muy exitosa en obligar a que los partidos políticos le abran las puertas a la mitad de candidatas mujeres, en este caso hablamos de 105 candidaturas que los partidos o coaliciones debieron definir, 72 para presidentes municipales, 21 para diputados de elección uninominal, 12 más para diputados plurinominales, además claro de las posiciones en los cabildos, lo que ha dado por resultado que el 51% de las candidaturas recaigan en las damas, lo que representa a 2 mil 44 candidatas, un número inusitado y que sin duda viene a romper el paradigma de que la política era un juego de hombres.

El detalle es que el camino ha sido azaroso, y no ha estado exento de casos de violencia política, muchas presiones, amenazas, acoso, en donde los hombres que se consideran dueños del escenario, no dudaron en echar mano de las herramientas a mano para amedrentar a mujeres que quizá eran más competitivos que ellos y obligarlas así a hacer a un lado.

Conciliabulo de partidos y autoridades en el Instituto Estatal Electoral

Es interesante porque a pesar de que hay solo una denuncia formal, de parte del Movimiento Ciudadano por su entonces precandidata a alcaldesa de Caborca, Patricia Azcagorta, la realidad es que los casos están presentes en lo cotidiano y aparecen veladamente en el escenario, como qué y dónde comió la candidata o coas por el estilo, que han merecido denuncias públicas porque a querer o no se trata de situaciones de acoso o de cuestionamientos que jamás se le harían a candidatos hombres, o bien trampas o “cuatros”, tratando por todos los medios de exhibir a las candidatas, lo que muestra que el piso sigue desigual y que hay candidatos varones que se aprovechan de su posición y no dudan en actuar de manera prepotente y grosera, cuando no violentamente contra las mujeres con las que compiten.

Quizá la justificación sea que la política siempre ha sido así, sin embargo ayer que se firmó el acuerdo entre los 10 partidos políticos, el gobierno del estado y las autoridades electorales y que la gobernadora Claudia Pavlovich aseguró que ella asume un compromiso directo y personal para erradicar la violencia política contra sus congéneres, la cosas parecen ir muy en serio.

Jaime Moreno Berry y Ana Gabriela Guevara

Y el hecho es que por ahí Jaime Moreno Berry del PT y María Dolores del Río Sánchez de Movimiento ciudadano, pidieron a sus contrapartes en los otros partidos pasar del discurso a los hechos y ser serios al respecto del combate a la violencia contra las mujeres, pues curiosamente son las candidatas de sus partidos o de las coaliciones en que participan, quienes han sufrido en carne propia el problema.

María Dolores del Río Sánchez

Por cierto la gobernadora Pavlovich dijo al respecto que en efecto es necesario hacer a un lado el discurso y poner manos a la obra y en ese sentido se comprometió a implementar cualquier acción o protocolo que se requiera, dado que fue ella, echando mano de su poder de convocatoria como máxima autoridad en el estado, quien llamó a firma este pacto.

“Cuando fui candidata pase por violencia política y no quiero que muchas mujeres candidatas 2 mil 44 en especifico pasen por eso. No es fácil levantarse y sacudirse el lodo que te quieren aventar por el solo hecho de como estás vestida”, dijo la mandataria en su mensaje para señalar que lo que importa son las ideas y las propuestas por lo que pidió dejar atrás las fake nos y los agravios y dar importancia a las propuestas que cada candidato pone sobre la mesa.

De hecho la gobernadora manifestó que la violencia política contra la mujer no es privativa de la campaña, y que aún en el gobierno ella y otras mujeres gobernantes son víctimas en lo cotidiano de esa violencia.

La niña Claudia Pavlovich, su hermana y su madre Alicia Arellano

“Estoy segura de que habrá muchas mujeres en el gobierno. No se dejen vencer ni agobiar, levántense todos los días, muestren de que estamos hechas, somos de temple y cuentan con mi compromiso irrestricto para todas las candidaturas”, apuntó en su mensaje.

Por ahí la jefa del gobierno estatal reconoció que sí hay alguien que está detrás de ella y su carrera en la política, sin embargo a oyó que no es ningún hombre, como se ha sugerido, sino una mujer, que no es otra que su madre Alicia Arellano.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre