Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

El autor es periodista con 28 años de experiencia, usted le puede contactar en demiandu1@me.com y en Twitter @demiandu

Pues aunque usted no lo crea las cosas ocurrieron tal cual se lo anuncie en este espacio en la emisión del jueves, y es que no existían elementos para pensar que el resultado pudiera ser distinto, había una tendencia muy marcada respecto al sentido del voto en la capital del estado y no existían elementos para pensar en que a Célida López Cárdenas se le pudiera revertir el triunfo.

De hecho la noche del mismo jueves, ya entrada la noche, se terminó un accidentado proceso de recuento de votos y se le entregó a la abanderada de Morena-PT-PES la constancia de mayoría que la acredita como presidenta municipal electa, lista prácticamente para asumir el cargo el 16 de septiembre.

Horas antes Ernesto de Lucas Hopkins, tuvo ante la evidencia de la derrota de los colores que lo postularon, la cortesía de reconocer que perdió y conceder el triunfo a su contrincante, antes ya lo habían hecho el resto de los aspirantes y con ello allanar cualquier obstáculo que pudiera haber, al grado de que no se espera impugnación alguna o la judicialización del proceso, como había venido ocurriendo.

 

Maloro Acosta, buscando negociar

Se trató pues de un triunfo claro y contundente, por más de 16 mil votos y una diferencia de 5 puntos porcentuales, en una elección que tuvo algunas situaciones que más podría rayar en la anécdota. que en el verdadero drama, pues se inventó en el último momento una situación de que se cerraba el proceso, cuando la verdad es que nunca ocurrió así.

Ya después se supo que era una estrategia para sembrar la idea de una elección cerrada e incluso atorada, diseñada con el ánimo de establecer un entorno de negociación y acuerdos con la administración saliente, y muy en especifico con el ex presidente municipal Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, lo que al final de cuentas no pegó y no tuvo resultado alguno, más allá de generar algunas molestias y literalmente quemar un poco más la credibilidad de algunos comunicadores que se prestaron al juego.

Ernesto de Lucas, actitud madura

Creo que al final la actitud de Ernesto de Lucas alcanzó a enmendar parte del ridículo mediático en que se cayó, y al final del día liberó el camino para una transición ordenada y en paz.

Ahora habrá que señalar que se trata de una situación histórica para la capital del estado, que por vez primera desde que llegaron los gobiernos revolucionarios en los años treintas y cuarenta del siglo pasado y tras una serie de transiciones que iniciaron entre PRI y PAN en 1967, termina siendo gobernada por una fuerza política distinta, más ligada a la imagen de la izquierda que a esas dos fuerzas políticas tradicionales, con lo que acabó de romperse el bipartidismo.

De hecho el resultado de la elección en Hermosillo, puede considerarse la cereza en el pastel de la transformación política que vive Sonora tras la elección de 01 de julio, donde usted ya sabe, ganaron prácticamente todo, con 20 distritos locales y la mayoría en el Congreso de Sonora en la bolsa, lo mismo que la contienda al Senado, 7 diputaciones federales y 20 presidencias municipales, donde se cuentan por supuesto los principales centros urbanos de Sonora, comenzando por la frontera Nogales, San Luis Río Colorado y Agua Prieta; siguiendo por Cajeme, Guaymas y Navojoa y cerrando la pinza en Caborca y Hermosillo, al grado de que ahora Morena será gobierno directo para el 86 por ciento de los sonorenses, lo que ya de por si marca un hito.

El giro de Sonora hacia la izquierda es un tema interesante y debería explicarse desde muchas perspectivas, pues lejos de ser una sociedad conservadora como lo pudieran referir los gobiernos que hasta la fecha le había correspondido, el estado ha sido de manera histórica epicentro de grandes luchas sociales e incluso referente nacional, sin embargo el control que se había ejercido sobre el estado por su alta significancia política apenas permitió la primera transición en 2009 con el ascenso del PAN y el padresismo, con el chasco que ya todos conocemos, lo que pavimentó el regreso para el PRI, con un proyecto encabezado por Claudia Pavlovich, que prometía combatir la corrupción que ciertamente se desató en la anterior administración.

Ahora el ascenso de Morena a convertirse en la primer fuerza política de Sonora marca un nuevo precedente, donde el poder ejecutivo estatal deberá aprender a trabajar en un entorno muy acotado, donde se verá obligado a negociar cada aspecto de sus necesidades financieras, sin mayores herramientas a la mano que el peso especifico que tiene hoy en día el gobierno de Sonora, y eso aunque es posible en base a disciplina y mucha atención al detalle, implica un alto desgaste, sobre todo si pensamos que durante toda la primer mitad del sexenio Claudia Pavlovich gozó de una amplia mayoría en el Congreso del Estado, que le permitió hacer y deshacer.

***

Alfonso Durazo el natural

Por cierto una vez aclarado el panorama de la elección del 2018, ya hay voces dando la salida a la contienda del 2021, y por supuesto Morena asume que está en una posición privilegiada para ir tras la gubernatura del estado, con actores como Alfonso Durazo, Lilly Téllez y Célida López Cárdenas en la primera línea, aunque con otros menos visibles como Manuel Baldenebro e incluso Sara Valle un poco más atrás. 

Damián Zepeda, se abrió el camino

En el caso del PRI la única jugadora que quedó con vida es Sylvana Beltrones, quien naturalmente deberá lamerse las heridas y recomponer el rumbo, mientras que en el PAN también nomás hay uno vivo, en la persona de Damián Zepeda, quien hizo cuentas y operó para deshacerse de todo posible rival, y la verdad lo logró.

La pregunta en el aire es como le harán PRI y PAN para reestructurarse y ser capaces de darle la pelea a esa aplanadora llamada Morena en solo 3 años.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre