Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

El autor es periodista con 28 años de experiencia, usted le puede contactar en demiandu1@me.com y en Twitter @demiandu

Las noticias la tarde del 01 de julio eran devastadoras para el PRI y el PAN, ambos perdieron prácticamente todo su poder en Sonora, fueron desplazados por la fuerza política emergente que es Morena y el famoso “Tsunami López Obrador”, y por lo que veo a 2 semanas de la debacle, es hora en que en ambos partidos siguen preguntando si alguien anotó las placas.

Usted conoce de sobra los resultados, Morena y sus aliados ganaron de todas todas, dejándole al PRI la tercera posición en el Senado para Sylvana Beltrones, y al PAN la presidencia municipal de Puerto Peñasco, más allá de eso, nada, los morenistas y sus aliados tendrán mayoría en el Congreso del Estado y gobernarán las principales ciudades y centros urbanos del estado.

Claro cada partido político corre sus instancias y cada cual tiene sus tiempos, sus espacios de análisis y reflexión respecto a lo que pudo haber pasado, pero por lo que les he visto y escuchado a Gilberto Gutiérrez Sánchez y Alejandra López Noriega, la realidad de las cosas es que no acaban de explicarse lo que salió mal, y ahora entrarán a procesos cada instituto político de reestructuración y reacomodo, con miras a tratar de recuperar la vertical y estar competitivos de cara a la próxima cita en las urnas, que será el 2021, donde usted sabe son e nuevo 72 alcaldías, 21 distritos locales, elecciones a diputados federales y la gubernatura del estado lo que está en juego.

Para el PRI y el PAN la buena noticia es que en política ningún muerto es para siempre, y por más arrasadora que pueda haber sido la victoria de Morena junto al PT y el PES, la verdad es que ahora los gobiernos emanados de la Coalición Juntos Haremos Historia estarán bajo un estricto escrutinio del público, tan así que el beneficio de la duda y la famosa luna de miel durará poco.

Para septiembre entran en función los diputados federales, senadores, diputados locales y presidentes municipales y para diciembre tomará el gobierno Andrés Manuel López Obrador, sin embargo es tan alta la expectativa que todos querrán ver de inmediato resultados.

Gilberto Gutiérrez Sánchez en la “Mesa Cancún”

Ahora la mala noticia para el PRI y el PAN es que muchos de los nuevos actores, por no decir que todos, se están tomando muy en serio su papel y obligación para con los electores, y se anticipan cambios a profundidad en prácticamente todas las estructuras que tienen que ver con la cosa pública, en especial en lo que toca al combate a la corrupción, la utilización eficiente de los recursos públicos y el combate al problema que todos consideran el número 1 que es el de la inseguridad.

En pocas palabras, si los gobiernos emanados del Tsunami Lopezobradorista comienzan a rendir buenos resultados y mantienen contentos a los ciudadanos, será muy complicado para los partidos tradicionales que puedan competir tan pronto como para el 2021.

Es por ello que le puse lupa a los comentarios de Gilberto Gutiérrez Sánchez, quien abordó el tema de los resultados y lo que sigue para el PRI en reciente sesión con sus amigo de la llamada “Mesa Cancún”, a quienes dijo que desconoce todavía las causas de la derrota, que es hora del priismo de reagruparse en torno al liderazgo de la gobernadora Claudia Pavlovich y que será necesario fortalecer al PRI en los estados.

También Gutiérrez Sánchez resaltó la necesidad de construir acuerdos a fin de garantizar la gobernabilidad en la segunda mitad del sexenio de Claudia Pavlovich y dejo muy claro que ahora su partido es oposición en todas las líneas.

Al respecto creo que tiene razón en casi todos sus razonamientos excepto en el presunto desconocimiento de las causas de la derrota, ellos saben que se desligaron de las bases y que llevaron las cosas al extremo, postulando candidatos desconocidos e impopulares, además de que tuvieron siempre la expectativa de que fuera la imagen de la gobernadora la que los rescatara cuando vieron venir la avalancha, eso no ocurrió y fueron arrollados.

Habrá que reiterar que Gilberto Gutiérrez Sánchez sacó adelante una misión que le fue encomendada, que era garantizarle una posición a Sylvana Beltrones como Senadora de la República a como diera lugar y lo logró, de ahí en fuera todo se convirtió en un desastre.

Alejandra López Noriega, con Pancho García Gámez en rueda de prensa

En el lado del PAN también apareció ya Alejandra López Noriega a reconocer que la derrota fue total y que a su partido le arrebataron todo bastión de poder, hasta donde ellos se creían invencibles e incluso fueron enviados al tercer lugar como fuerza política en Sonora, sin diputados de elección, sin senadores y con apenas 2 presidencias municipales de medio pelo en las manos.

En rueda de prensa La líder panista anticipó que viene un proceso de reconstrucción de su partido, que inicia por la renovación de la dirigencia estatal y que todo tiene que ver con una larga cadena de errores que vienen de años en su partido, y que ahora fueron los ciudadanos los que le pasaron la factura.

Ahora López Noriega pasa una reflexión que me parece poco apropiada para el el contexto, pues considera que los responsables de la derrota fueron los ciudadanos que antepusieron su enojo y hartazgo a lo que ella considera los mejores perfiles y las mejores propuestas, por lo que a su ver la culpa la tienen los ciudadanos y no ellos directamente.

Creo que a ambos institutos políticos, más allá de sus dirigentes, les urge entrar en un proceso acelerado de análisis a fin de determinar los caminos a seguir para ubicar como pueden reconstruirse y adaptarse a la nueva realidad política, pues ante el avasallador triunfo y la mayoría de que dispone Morena en los distintos espacios, si no se apuran corren el riesgo de ser desplazados, y como en política los espacios que se van dejando vacíos tienden a llenarse, más les vale dejar de lamerse las heridas y actuar con celeridad.

Es eso, o desaparecer.

***

AMLO, CPA y la Conago

La gobernadora Pavlovich y Andrés Manuel López Obrador

El jueves 12 de julio se dio la primer reunión de Andrés Manuel López Obrador con los integrantes de la Conferencia Nacional de Gobernadores, Manuel Velasco, mandatario de Chiapas y actual presidente de esa instancia fue quien atendió al presidente electo, lo recibió y lo introdujo a esa instancia que buscará asumirse de nuevo como contrapeso al poder de la Presidencia, ya en la mesa serio muy cerca del presidente electo a la mandataria sonorense, Claudia Pavlovich, quien como usted sabe ocupa la importante cartera de asuntos internacionales de la Conago.

La gobernadora llevaría a López Obrador una serie de proyectos y obras prioritarias en las que se espera participe la federación para el año 2019 y mire, más allá de los pesos y contrapesos, creo que más allá de los gobernadores emanados de Morena, a una de las que mejor les irá es a la sonorense, ya que hoy por hoy nuestro estado representa un puente para impulsar el desarrollo del centro de país a partir de la vinculación que plantea con Estados Unidos y muy en especifico con California y las pujantes economías de suroeste norteamericano.

La gobernadora ha trazado un camino muy importante de interacción con sus homólogos Doug Ducey en Arizona y Jerry Brown en California, que no pueden ser echados en saco roto.

 

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre