Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

El autor es periodista con 28 años de experiencia, usted le puede contactar en demiandu1@me.com y en Twitter @demiandu

Donde parece que la Coalición Juntos Haremos Historia no sobrevivirá las primeras de cambio es en el Congreso del Estado de Sonora y es que el tema tan superficial y básico de los nombramientos de los nuevos directivos que se encargarán de la administración del Poder Legislativo ya resquebraja la alianza legislativa supuestamente sentada sobre bases firmes de Morena con el PT y el PES.

Lo peor de todo es que el asunto tiene que ver con posiciones en el mismo congreso, presidencia de comisiones y lo que normalmente subyace en el fondo de estas posturas, el juego del poder y el sucio dinero que tanta discordia atrae.

Morena y el PRI, Ernestina Castro y Rogelio Díaz Brown, el jaloneo por el Congreso

Usted sabe, desde que se anunció la nueva conformación del Congreso del Estado, con amplia mayoría de Morena y sus aliados, el gobierno del Estado y los grupos políticos que dominan el status quo, buscaron las estrategias para limitar el campo de acción de los nuevos legisladores, primero emprendiendo una serie de reformas constitucionales que son a todas luces contrarias al espíritu de la división de poderes y por tanto tienen un tufo de inconstitucionalidad que impide que pasen cualquier prueba ante instancias como la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y por lo tanto la expectativa es que tarde o temprano sean revestidas.

El detalle es que los nuevos diputados son también seres humanos, con fallas, ambiciones y proyectos personales y no necesariamente están viendo a largo plazo un futuro de la mano del proyecto de la famosa cuarta transformación impulsada por Andrés Manuel López Obrador y ubican que su oportunidad de asumir una cuota de poder, fama y riqueza es ahora y por tanto coquetean abiertamente con los que ayer fueron sus detractores o enemigos políticos.

Rodolfo Lizárraga del PT

No estoy yo diciendo que el acto se haya consumado, sin embargo la posición de Rodolfo Lizárraga al respecto se parece mucho, si no es que es exactamente la misma que la que manifiesta el coordinador de la bancada del PRI, Rogelio Díaz Brown, lo que me deja ver con claridad que hubo ya un acercamiento entre Miguel Pompa Corella y Ana Gabriela Guevara, la comisionada nacional del Partido del Trabajo a fin de acercar posiciones.

Jesús Alonso Montes Piña del PES

Lo interesante es que en paralelo el coordinador del Partido Encuentro Social, Jesús Alonso Montes Piña, también amenaza divorcio con la posición de Morena en este tópico, lo que podría marcar un cambio radical en la correlación de fuerzas en el Congreso, ya que el PRI estaría a punto de fortalecer su postura, entregando lo que parecen las sobras de la mesa a sus ahora prospectos de aliados, ya que con ellos podría conformar una alianza sui generis que sumaría de entrada 18 diputados (5 del PRI, 5 del PT, 6 del PES, 2 del Panal) y así tener mayoría calificada, aunque no constitucional.

Y mire en ese camino a los diputados del PT y el PES paree que se les está olvidando que al final de cuentas todo se lo deben a AMLLO y a Morena, que son los proyectos que los han llevado de la mano al Congreso del Estado y a la cuota de poder que hoy tienen.

Gildardo real Ramírez, coordinador del PAN

Ahora el detalle de fondo es que falta conocer la posición del Movimiento Ciudadano y el Partido Verde Ecologista que representan un voto cada uno y el del PAN, que tiene una posición de fiel de la balanza con 3 votos, aunque Gildardo Real Ramírez prefiere ser modesto y asumir que es una bancada minoritaria ante una mayoría arrasadora que plantea la Coalición que encabeza Morena.

Está claro que la ruptura no se ha dado, sin embargo el retiro del PT muestra que hay al menos una alta probabilidad de que las cosas se estén moviendo en esa dirección a menos que la cúpula de Morena comience a actuar y haga que los liderazgos en lo local, refrenden los criterios en que se basó la alianza, o bien, termine por romperse el primer orden que se estableció para el Congreso y la bancada del PT termine en 3 diputados y la del PES en 2, o incluso únicamente en el coordinador (no olvidemos que Encuentro Social perdió el registro como partido), lo que cambiaría de nuevo la correlación de fuerzas, pues Morena podría crecer en su bancada a 17 posiciones, lo que de nueva cuenta le permitiría construir una mayoría aliándose con el PAN y con los diputados que trabajan en solitario.

Si usted se fija, el asunto tiene que ver con el carácter de cada uno de los actores, su calidad moral y sobre todo como se está operando un asunto en el que me queda claro que el colmillo y pretendido oficio político de los priistas, sigue trabajando en la idea de ningunear e incluso “chamaquear” a sus rivales de Morena, quienes los han sorprendido en cada instancia, aunque en esta cuestión que ha crecido de asunto muy menor a punto de quiebre, tengo la impresión de que los tricolores tienen hasta ahora la ventaja.

Se trata claro de la primer crisis que se presenta en la 62 Legislatura del Congreso de Sonora, la primera de muchas que se asoman, sin embargo es necesario siempre observar quien es quien en el juego, no sea que luego nos tomen desprevenidos.

***

Sara Valle Dessens

No se le entiende a Sara Valle Dessens su posición sobre el tema de Santiago Luna García, primero con el que escribe manifiesta que lo removerá por salud mental, pues no considera sano estar sentada literalmente sobre un barril de pólvora y después en cuestión de minutos recula y dice que mejor no, que lo está pensando porque no existe nada ilegal en el nombramiento.

De verdad la presidenta municipal de Guaymas debería darse un buen espacio a la reflexión del tema, que cada vez se torna más delicado, pues el mismo Andrés Manuel López Obrador le solicitó resolver ese asunto, y prácticamente le condicionó apoyos para Guaymas a que asuma una postura acorde a los criterios de la Coalición Juntos Haremos Historia sobre ese particular.

En su visita Sonora López Obrador dijo que no es bien visto que en los gobiernos emanados de su movimiento estén el cuñado, el tío o el abuelo, o los hijos, y en este caso la mención alude directamente a la alcaldesa. Ignoro los motivos de su aferramiento a la figura del cuñado-tesorero incomodo, y es que en esta situación es menester no hacer cosas malas que parezcan peores… Sara Valle tiene una segunda oportunidad de gobernar Guaymas y está cometiendo exactamente los mismos errores que hace 20 años.

Si la presidenta municipal quiere desmentir lo que dijo, lo puede hacer, al final las circunstancias no le dejarán otra salida que cesar a su cuñado y nombrar a un profesional para el área.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre