Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

El autor es periodista con 28 años de experiencia, usted le puede contactar en demiandu1@me.com y en Twitter @demiandu

Quizá usted recuerde a los diputados de la infame 61 legislatura, esa que se decidió a no dejar mono con cabeza en el Congreso del Estado de Sonora y que heredó por ejemplo las famosas reformas inconstitucionales a la Constitución Política del Estado de Sonora.

Pues bien, tiene 2 meses que se fueron los muchachos y es la hora en que las noticias de sus excesos siguen saliendo por aquí y por allá.

De entrada le comentó el famoso comité de evaluación del desempeño legislativo, que encabeza Aquiles Fuentes, no ha sido capaz de presentar la tercera evaluación del trabajo de los diputados que pretendieron eternizarse y que actuaron como si fueran los dueños del Poder Legislativo en el estado.

Vamos, incluso el comité ciudadano está incompleto, pues hace unos meses presentó su renuncia María Elena Carrera, dejando a 4 integrantes, sin que existan herramientas para sustituirla, por lo que ahora el peso del trabajo de evaluar y medir a los diputados sea de Aquiles Fuentes Fierro, Jesús Gámez García, Mirtha Alvarado y Manuel Montaño Barceló.

Epifanio Salido Pavlovich y Luis Serrato… Nunca más se supo nada de la evaluación y del dinero

El informe tendría que estarse presentado a estas alturas del mes de noviembre, respecto al periodo que corrió de septiembre del 2017 al 15 de septiembre del presente año y donde la verdad los diputados que por una parte encabezaba Epifanio Salido Pavlovich del PRI y en la otra esquina Luis Serrato Castell, simplemente ya no entregaron la información relativa, lo que trae al dichoso comité evaluador pasando las de Caín, pues no cuentan con información o datos que procesar.

La opinión general de los cuatro integrantes que quedan es que la 61 Legislatura cerró muy mal, cometiendo excesos, sin ofrecer muchos resultados y encima realizando una serie de reformas que han puesto en entredicho la autonomía del propio Poder Legislativo.

La tentación de los evaluadores es reprobarlos y tacharlos públicamente de Léperos, pues se sabe que además de haber atentado contra el mismo Congreso, se recargaron en el presupuesto, al grado de que se pagaban un fondo de apoyo legislativo de hasta 400 mil pesos al mes (además claro de la dieta), con el que muchos de ellos (ojo porque no eran todos) se daban la gran vida, financiaron sus campañas para tratar de reelegirse o saltar a otras posiciones políticas.

Quizá sea justicia poética o simplemente que el destino termina por acomodar a cada quien en su lugar, el hecho es que los ex diputados hoy por hoy andan por la calle de la amargura, esperando alguna llamada a integrarse en el gabinete de gobierno, o simplemente gastándose lo que pudieron ahorrar luego de 3 años de vivir en “la gloria”.

Y luego la gente se pregunta por qué todos querían reelegirse y porque muchos añoran ser diputados.

***

Las revelaciones del “Chapo”

El juicio del Chapo, tiene a muchos nerviosos

Por si quedaban dudas del grado de infiltración del crimen organizado en las instituciones de México, ayer 13 de noviembre con el arranque del juicio a Joaquín Guzmán Loera, mítico líder del Cártel de Sinaloa, se dejó en claro por qué México es considerado una especie de narco estado y de por qué además la corrupción es considerada el mayor problema de nuestro país.

El hecho es que el abogado del “Chapo”, Jeffrey Lichtman comenzó con las revelaciones y dio a conocer como parte de las argumentaciones de la defensa, que esa organización criminal voló tan alto que se entregaron sobornos millonarios al ex presidente Felipe Calderón y al actual jefe del Poder Ejecutivo, Enrique Peña Nieto.

De inmediato ambos personajes salieron a declarar que es falso lo que argumenta el “Chapo”, sin embargo en la lógica del que puede ser el “juicio del siglo”, es su palabra contra la del acusado.

Y mire quizás en México no pase nada, pero en otros países donde la justicia es algo real, esas revelaciones ya hubieran merecido por lo menos que se inicie una investigación, quizás un juicio político y la posibilidad de que alguien terminara en la cárcel.

Por supuesto México es el país donde todo es posible y en el imaginario del público esas escenas en donde los capos del narcotráfico se hablan de tu con los gobernantes y los encargados de perseguirlos y de administrar la justicia han quedado fijas, al grado de que la versión de que el “Chapo” pagó millones de dólares a cambio de impunidad y de que no le hicieran nada, cobran credibilidad.

Se trata como se sabe un juicio que será largo, y en el que se esperan fuertes revelaciones y al parecer la estrategia de la defensa de Guzmán Loera es hablar, hablar y hablar, en el ánimo de que ante el riesgo de que sus señalamientos lleguen tan arriba y se genere tal escándalo, que mejor el caso sea desestimado por el juez.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre