Demian Duarte

Sonora y 3 de sus principales ciudades tuvieron un descenso en los índices de competitividad estatal y urbana del 2016 de acuerdo con los datos presentados por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), que hace estudio cada 2 años, por lo que el antecedente directo es la posición en que se ubicaban los estados y ciudades de la República en el año 2014.

El estado de Sonora se ubicó en la posición 8 de 32, al ser considerado un estado con competitiva media alta, sin embargo llegó a esta posición desde el lugar 6, lo que muestra un descenso.

La Ciudad de México en cambio se mantuvo como el número 1 en este indicador, seguido de Querétaro, que escaló de la posición 4 hasta el 2 y Nuevo León que cayó del segundo lugar al tercero. En el extremo opuesto Chiapas, Guerrero y Oaxaca son los estados menos competitivos.

Además entre los estados de la frontera norte, Nuevo León (3) y Coahuila (5) está por encima de Sonora, que le gana en competitividad a Chihuahua (12) y Baja California (13).

Entre las ciudades Hermosillo fue catalogada como una ciudad de competitividad media-baja al colocarse en la posición 14 entre 2 zonas urbanas de 500 mil a 1 millón de habitantes, posición a la cayó luego de ubicarse en la posición 7 en el estudio realizado anteriormente y que refiere datos del año 2014.

Mientras que Ciudad Obregón se colocó en posición 20 de un total de 27 ciudades con entre 250 mil y 500 mil habitantes; Guaymas es el cuarto lugar entre 9 centros urbanos de menos de 250 mil habitantes y Nogales no aparece en el estudio.

El IMCO refiere que la competitividad no se ve reflejada en la calidad de vida de los ciudadanos, pues no hay un reflejo de las personas en la toma de decisiones de la autoridad, por lo que resulta complejo identificar las responsabilidad de cada autoridad.

También señala que en la mayor parte de los casos la promesa de inducir en mejora regulatoria, que es uno de los mecanismos para medir la competitividad, es algo que se queda en mar propaganda, por lo que el exceso de ventanillas que son espacios fértiles para la extorsión es algo que persiste.

También indica en su análisis que la falta de coordinación entre municipios estado y federación para afrontar la inseguridad es otro aspecto que incide en la baja de la competitividad, en particular porque esto hace que determinadas zonas urbanas sean proclives a la violencia, por lo que plantea la necesidad de impulsar el conocimiento de los problemas locales como la base de una buena estrategia de seguridad además de que reducir los índices de criminalidad solo se logra con policías estatales y municipales que sean profesionales y respetadas por los ciudadanos.

De hecho el IMCO establece que la baja competitividad de estados y municipios es un factor que se dejó ver en el pasado proceso electoral y en la alternancia política, por lo que en estados y municipios donde las preferencias políticas dieron un giro dramático (como es el caso de Sonora), lo que asoma es descontento y falta de competitividad.

En ese sentido refiere que el 59% de los municipios con elecciones en 2018 registró cambió de partido en el gobierno, tal como fue el caso de Sonora donde Hermosillo, Cajeme, Guaymas, San Luis Río Colorado, Nogales, Navojoa, Caborca y Agua Prieta, vieron la emergencia de Morena y sus aliados del PT y el PES como nuevo partido gobernante.

El IMCO también definió una larga de lista de requisitos para hacer las ciudades y estados más competitivos para la inversión, como son conectividad en transporte y telecomunicaciones, buen ambiente de negocios, fuerza laboral altamente capacitada, comunidad y calidad de vida, infraestructura y por último incentivos fiscales, por lo que considera que solo las entidades que ofrecen una mezcla favorable en estos factores serán competitivas y capaces por tanto de atraer inversiones de alto nivel.

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre