Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

El autor es periodista con 28 años de experiencia, usted le puede contactar en demiandu1@me.com y en Twitter @demiandu

Este fin de semana contiene la fecha marcada en el calendario como el inicio del gobierno de la “Cuarta Transformación de México”, que encabezará desde el sábado 01 de diciembre Andrés Manuel López Obrador, quien tiene el respaldo histórico de más de 30 millones de votantes, que son básicamente el doble de los que eligieron a Felipe Calderón y 11 millones más que los que votaron por Enrique Peña Nieto.

De hecho para efectos prácticos, López Obrador es el presidente que asume con mayor votación en la historia de México y esto le da un plus muy especial al arranque de su Presidencia, sin embargo esto también lo compromete a hacer muchas cosas, lograr grandes resultados en un plazo relativamente corto de tiempo.

López Obrador, obtuvo 30 millones de votos

La transición entre Peña Nieto y Andrés Manuel fue larga y tortuosa, de hecho el priista optó por dar un paso atrás y perderse de la escena pública y política, cediendo el poder de facto a quien desempeñó por 5 meses el rol de presidente de facto, tomó decisiones importantes sin tener el mando constitucional y la verdad es que los distintos factores del poder se alinearon y acomodaron a su alrededor, desde el sector privado, hasta el nuevo Congreso de la Unión, los gobernadores y prácticamente todos los actores.

Quizás el ámbito donde la nueva realidad no ha sido bien digerida, es en ciertos círculos de periodistas, opinólogos y comentócratas que no han alcanzado a entender las dimensiones del cambio que se operó en las urnas el 1 de julio pasado, en donde el esquema tradicional de partidos, con el que vivimos los últimos 30 años, simplemente fue borrado por la fuerza del tsunami que llevó a López Obrador a la Presidencia. Sin embargo su reacción airada y virulenta se entiende desde la perspectiva de que ellos siempre han vivido de ese sistema que hoy se extingue, tratan de defender a sus antiguos patrones y su modo de vida, pero eso tiene también fecha de caducidad, pues se acaba tan pronto como se terminen los pagos.

El presidente electo pidió ayuda a las fuerzas armadas con la labor de pacificar al país

Es de hecho en esos grupos que por décadas fueron beneficiarios del viejos sistema donde están las mayores resistencias y las mayores críticas, donde pretenden olvidar los excesos e insultos al sentido común más básico de los gobiernos del PRIAN, tratando de llevar al extremo los titubeos y búsquedas del incipiente gobierno.

Un caso han sido las famosas consultas, de las que es evidente todos sabíamos antes de participar el resultado, sin embargo en muchos casos (incluido el mío personal) de lo que se trató al votar fue de reiterar el respaldo al proyecto de nación de López Obrador, en quien hemos decidido creer como un líder que podrá transformar para bien al país.

No sé si resulte muy difícil de entender, pero la base del proyecto del nuevo régimen es recuperar la sensación de bienestar y desarrollo de los mexicanos, que quieren tener oportunidades, y cambiar la narrativa de un régimen corrupto como ha sido el de México de las últimas décadas, por uno progresista y honesto, que se preocupa por sus ciudadanos, muy al estilo de las sociedades europeas y anglosajonas que han combatido de manera eficiente a la corrupción y han logrado estándares de vida mucho muy superiores incluso a las de Estados Unidos, precisamente porque se trata de estados que se preocupan por sus ciudadanos.

Por supuesto los mexicanos no vamos a amanecer en Canadá, Holanda, Nueva Zelanda o Australia este sábado, y de hecho es importante señalar que el trabajo del nuevo régimen apenas dará inicio ese día; sin embargo esa es la promesa de López Obrador y habrá que decir que además México tiene la riqueza (es la economía 13 del mundo) y la población (130 millones de mexicanos) para lograrlo.

La campaña de Andrés Manuel fue arrasadora sobre el PRI y el PAN

El proceso que llevó a López Obrador a la Presidencia, partió de décadas de frustración y hartazgo ciudadano, además de un duro desgaste de las fuerzas tradicionales encarnadas por un priismo que en Peña Nieto encontró la catarsis de una corrupción descarnada y de un panismo que después de Felipe Calderón se balcanizó y no supo transformarse o adaptarse a las expectativas de los ciudadanos y terminó por fragmentarse ante el ánimo de un grupo que ni siquiera corresponde con la ideología del panismo y que parecían más tecnócratas del PRI, de hacerse con el control de ese instituto político.

Ambas situaciones llevaron a fuertes olas migratorias de esos dos partidos, referentes del que ahora podremos conocer como el viejo sistema político mexicano de inicios del siglo 20 y que este sábado termina de ser sustituido por Morena como fuerza emergente.

Por supuesto que a partir del sábado la presión para Andrés Manuel López Obrador y su equipo será demostrar que pueden con el paquete y que podrán cumplir una a una las promesas de campaña y las expectativas que plantearon, porque de lo contrario el desencanto ciudadano que sobrevendrá será grande y las consecuencias pueden ser devastadoras para su proyecto de nación, con efectos retroactivos a lo que ha sucedido con el PRI y el PAN.

En pocas palabras sí bien habrá una luna de miel y un año de gracia, es evidente que los ciudadanos que creímos en su proyecto y lo respaldamos estaremos a la expectativa de que las cosas realmente se hagan y no sean de mero discurso, porque la realidad es que a México sí le hace falta esa sacudida en todos los niveles, que tras el cambio político nos permita evolucionar como sociedad.

La luna de miel de López Obrador incluirá desde el lunes una serie de rallys en los mercados financieros, donde debemos prepararnos para una subida espectacular de la Bolsa Mexicana de Valores y una fase de revalorización de nuestra moneda en los mercados internacionales, etapa de optimismo que durará unos 2 o 3 meses, sin embargo las buenas noticias del gobierno tendrán que venir pronto, para acabar de convencer al gran capital de que lo que sucede en México es de a buenas.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre