Esteban Rojas-El Financiero

CIUDAD DE MÉXICO.- El peso mexicano fue una de las monedas más golpeadas a nivel global durante el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, debido a que durante su mandato confluyeron una serie de factores que opacaron lo que, al principio de su administración, se le llegó a denominar como el ‘Mexican Moment’.

La moneda mexicana se depreció 58 por ciento en el sexenio con base en datos publicados por el Banco de México.

Al inicio de la administración de Enrique Peña Nieto, el tipo de cambio del peso con el dólar estaba en 12.94 en el mercado de mayoreo, para terminar en 20.45 unidades.

En bancos, el dólar se vende en 20.75 pesos, cuando al principio del sexenio operaba en 13.30.

La apreciación del dólar en este sexenio es la mayor desde el de Ernesto Zedillo Ponce de León, cuando se apreció 174.5 por ciento.

Placeholder block

La caída del peso en el de Peña Nieto lo llevó a ubicarse como la moneda de peor desempeño dentro de las pertenecientes a las naciones emergentes.

El segundo y tercer lugar fueron para el peso argentino y la lira turca, con retrocesos acumulados en los últimos seis años de 87.19 y 65.86 por ciento, en cada caso, de acuerdo con información de Bloomberg.

El sexenio de Enrique Peña Nieto llegó con vientos de cambio que permitieron alcanzar un acuerdo conocido como el ‘Pacto por México’ lo cual facilitó negociar y acordar importantes reformas como la energética, telecomunicaciones y fiscal, entre otras.

La confianza ganada al inicio del sexenio ayudó para que el tipo de cambio alcanzara un mínimo de 11.9364 unidades en el mercado de mayoreo, en mayo del 2013.

Sin embargo, a partir de esa fecha todo habría de ser cuesta arriba. El primer evento adverso se dio con el desplome en los precios del petróleo, observado con particular fuerza desde mediados del 2014.

En diciembre del 2015 se empieza a extinguir la era del dinero barato con el inicio del ciclo de alza en tasas tanto en México como en Estados Unidos, situación que iría afectando negativamente a la liquidez y a las monedas de naciones emergentes, incluido al peso mexicano.

El otro evento adverso, de gran significado, fue cuando ganó la propuesta del Brexit, generando a una mayor incertidumbre y la búsqueda de refugio en el dólar.

Placeholder block

El punto culminante que llevó al tipo de cambio del peso con el dólar a un máximo histórico de 22.0385 fue con el denominado ‘efecto Trump’.

Desde que ganó Donald Trump las votaciones a principios de noviembre del 2016 hasta su toma de protesta de la presidencia en enero del 2017, la moneda mexicana experimentó fuerte presiones de baja.

En el 2017, también creció la incertidumbre con el inicio de las negociaciones encaminadas a modernizar el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, México y Canadá, las cuales terminaron en este año, aunque falta la aprobación d elos congresos.

La mayor aversión al riesgo, que ocasionó la búsqueda del dólar como moneda de refugio, afectando negativamente a la moneda mexicana, fue la política comercial seguida por Donald Trump contra sus principales socios comerciales, como México y China.

En lo interno destaca que en los últimos meses se incrementó la incertidumbre y la tensión en el mercado cambiario por la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco y diversas iniciativas legislativas propuestas por el partido al que pertenece Andrés Manuel López Obrador.

El tipo de cambio del peso con el dólar despide el sexenio en 20.453 unidades en el mercado de mayoreo, lo que implicó este viernes una depreciación para el peso de 0.88 por ciento, con base en cifras del Banco de México.

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre