El nuevo presidente comprometió un cambio de modelo económico y bienestar para todos los mexicanos; no dará cuartel a la corrupción

Demian Duarte

El presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, dijo en su toma de posesión que se acabó la etapa del neoliberalismo en México y que se buscará impulsar la calidad de vida de los mexicanos a partir de estrategias de combate a la corrupción.

“Ofrezco mi honestidad, que es lo que más estimo en mi vida, estoy preparado para no fallarle a mi pueblo”

“Un joven en bicicleta se me emparejo y me dijo que no tengo derecho a fallar, y lo reitero como compromiso Yo no tengo derecho a fallarles”, recalcó.

Soy consciente de los grandes desafíos, pero estoy optimista, vamos a enfrentar os grandes problemas nacionales porque creo en el pueblo y en su cultura, México y sus culturas han sido siempre nuestras salvadoras, resaltó.

Somos un pueblo combativo, luchan, honesto, de fraternidad, amor al trabajo, no somos flojos, perezosos o indolentes, somos de las sociedad más trabajadoras del mundo.

“Nada daña más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que lucra con el influyentismo, causa esencial de la desigualdad económica y social, de la inseguridad y la violencia”, anotó.

Durante su unción como jefe del Poder Ejecutivo, donde recibió la banda presidencial de parte de Enrique Peña Nieto, López Obrador habló en primer lugar de la economía, acotando que es necesario dejar atrás la mediocridad de crecimiento del 2% que sean dado en promedio desde 1982.

La política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública del país, manifestó.

No obstante López Obrador reiteró que no habrá una persecución, y que se buscará ante todo la reconciliación nacional.

“Queremos regenerar de verdad la vida pública del México, y siendo honestos como somos si abrimos expedientes dejaríamos de limitarnos a buscar chivos expiatorios y tendríamos que empezar por los de mero arriba en el sector publico y el privado, no habría juzgados ni cárceles suficientes.

“Y meteríamos al país en una dinámica de fractura, conflicto y confrontación, lo que perdería tiempo, recursos que son para emprender la construcción de una nueva patria, la recuperación económica y la pacificación del país”, recalcó.

“El modelo es ineficiente, no ha dado buenos resultados cuantitativos, Antes tuvimos 40 años de crecimiento en tasa del 5% y durante 58 a 70 se creció al 6% anual y sin inflación o aumentos en la deuda pública”, resaltó.

Dijo que su gestión se denomina cuarta transformación, un postulado que representa un cambio de régimen político que incluye una transformación pacifica y ordenada, pero también profunda y radical.

“Se acabará con la corrupción y la impunidad que impiden el renacimiento de México. Honestidad y fraternidad serán forma de vida del gobierno”, apuntó.

La crisis no es solo por el fracaso del modelo económico neoliberal, sino por el predominio de la más inmunda corrupción pública y privada.

López Obrador comprometió que se bajarán los precios de los combustibles, en el momento en que se construya la nueva refinería y se rehabiliten las 6 que existen, sin embargo anticipó que en lo sucesivo no habrá aumentos más allá de la inflación y de paso les reclamó a los diputados del PR y del PAN que ahora piden que se bajen, que sean congruentes, pues ellos fueron los que los subieron.

México no es el cuerno de la abundancia, pero tenemos muchos recursos naturales, y por eso estoy optimista, nos vamos a convertir en potencia económica y un país modelo, que va a demostrar que acabar con la corrupción es posible, construiremos una sociedad más justa, democrática y siempre alegre.

“Se necesita un pueblo trabajador y suficientes riquezas naturales, y tendremos un buen gobierno, en eso empeño mi palabra, gobernaré en entrega a la causa pública. Trabajaré sin odios, respetaré las libertades, apostaré a la reconciliación y buscaré que logremos la cuarta transformación de la vida pública en México. 

Trabajaré 16 horas diarias para dejar en 6 años muy avanzada la obra de la transformación, y evitaré la  regresión en que estarán empeñados conservadores y corruptos

Avanzaré rápido en las transformaciones, para que si en el futuro nuestros adversarios nos vencen, les cueste mucho trabajo dar marcha atrás, que no sea fácil retrogradar.

López Obrador dijo que en ninguna circunstancia habrá de reelegirse, y que se someterá  a la revocación de mandato en 2 años y medio, “el pueblo pone y el pueblo quita, a él debo sumisión y obediencia”.

Les invito a celebrar el esplendor y grandeza futura de nuestro querido México, remató.

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre