GUILLERMO FRESCAS

El Congreso del Estado reformó el Código Penal de Sonora para que exista la presunción legal de defensa legítima, salvo prueba en contrario, con el objetivo de brindar mayor seguridad a las personas en sus hogares.

El Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, Gildardo Real Ramírez, explicó que la presunción de inocencia en la defensa legítima se considera en el caso de quien actúe contra otra persona que se haya introducido, sin derecho o autorización, y por cualquier medio, al inmueble propiedad de una persona, al de su familia, o al de cualquier persona que tenga la obligación de defender, así como al sitio donde se encuentren bienes propios o ajenos respecto de los que exista la misma obligación.

La propuesta adicionó un tercer párrafo al artículo 13 del Código Penal para el Estado de Sonora, mismo que refiere las causas de exclusión del delito, de tal forma que ahora se manifiesta explícitamente en la legislación local la presunción de inocencia en la legítima defensa.

Será el Ministerio Público quien ostentará la carga de la prueba en los casos de legítima defensa, liberando a los ciudadanos de tener que demostrar que actuaron conforme a la ley.

El diputado Gildardo Real Ramírez dijo que con la presente modificación a la norma penal de la entidad, se armoniza con el marco jurídico federal, siendo Sonora el décimo primer estado en realizar esta armonización.

A nivel federal ya se contemplan disposiciones de espíritu semejante, por lo que no se trata de una innovación ocurrente, sino de un planteamiento construido de forma cuidadosa y tomando en cuenta los compromisos asumidos por nuestro país en materia de derechos humanos.

“No se trata de dar ‘carta blanca’ para justificar crímenes bajo el manto de la legítima defensa, sino de que cuando sucedan verdaderos casos de legítima defensa, las personas tengan la tranquilidad de saber que no tendrán la obligación de comprobarla ante una autoridad jurisdiccional, sino que ésta se presumirá”.

En este sentido dijo que no se trata de promover la creación de autodefensas o estimular el espíritu del viejo oeste, sino de dar a los ciudadanos la certeza de que se pueden defender sin temor a caer en un delito.

Sin embargo precisó que hay casos que no justificarían la legítima defensa, por ejemplo que el ciudadano se defienda dándole 14 balazos al invasor, o que habiendo invitado a una persona, la agreda presumiendo que es un agresor o si agrede a una persona que entra en una propiedad a tomar agua o cualquier otra razón no agresiva, etcétera.

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre