Pasión por los Negocios

POR DEMIAN DUARTE

Hoy por fin llega la hora de romper el tedio de lo cotidiano y dar paso a la celebración en las Fiestas del Pitic, que en esta ocasión vuelven a su formato original y a la algarabía que representa para Hermosillo, nuestra ciudad capital el cumplir 319 años de su fundación (que se festeja el 18 de mayo).

El autor es periodista de negocios y política con 29 años de experiencia… usted lo puede contactar en Twitter como @demiandu y por e-mail en demiandu1@me.com

Hay que reconocerle a la presidenta municipal Célida López Cárdenas la visión de retomar el diseño que se tenía de las fiestas y hacer a un lado el ramplón intento por convertirlas en un festival de lo “kitsch y lo nice” como se intentó en la administración de Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, pues se debe entender que las fiestas y los festivales tienen una diferencia de fondo muy clara y es que la misma semántica lo deja claro, se trata de un festejo, una fiesta para los ciudadanos y no de un evento para lucimiento de las autoridades en turno, que buscan lucir su cultura y su pretendido buen gusto, trayéndole a la gente espectáculos que no van con las expectativas de una pachanga, por muy refinados o internacionales que puedan ser.

No se trata de ser pretencioso, se trata de darle a la gente el bailongo y la algarabía, la comida y la bebida, porque eso es una fiesta, en la que por supuesto la cultura popular encuentra su expresión y se combina con el arte.

Como usted sabe el plato fuerte son Los Ángeles Azules, una banda musical que se distingue por ser populachera y guapachosa, muy enfocada a la cumbia y los ritmos tropicales que ya ha merecido grandes reconocimientos internacionales y que la verdad es que se ha instalado en el gusto popular por méritos propios.

Así que en esta ocasión las Fiestas se vestirán con el grupo de Iztapalapa, que no será el único “chilango” pues también viene como plato fuerte en el ámbito del rock La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio.

Hay decenas de espectáculos, shows y happenings culturales, pláticas y exposiciones, repartidos en 4 días que llenarán a Hermosillo de una oferta espectacular, todo derivado de la creatividad y empuje de la directora de cultura del municipio Diana Reyes y de las ganas de festejar a la ciudad que tiene la presidenta municipal Célida López, que decidió escuchar a los ciudadanos y dar paso a celebrar quienes y que somos y no quienes pretendemos ser.

Habrá que decir que hay mucho que festejarle a la ciudad, para empezar su sobrevivencia a 6 años de pésimos gobiernos, en los que las prácticas comunes fueron el saqueo y el abandono, la corrupción y el cinismo.

Afortunadamente esa etapa ya pasó y estamos en plena fase de reconstrucción, comenzando con la fiesta emblemática de la ciudad, iniciada en su concepto por la presidenta municipal María Dolores del Río Sánchez, quien se merece todo el reconocimiento por esa iniciativa.

Ahora Hermosillo se ha convertido en estos 319 años de historia en una metrópoli que roza ya el millón de habitantes, una ciudad diversa con distintas expresiones, muy extensa territorialmente y muy rica en su economía y su desarrollo, al grado de que se le considera una de las 3 zonas urbanas más acaudaladas (por sus ingresos brutos) del país, además de que es el centro urbano de mayor crecimiento poblacional.

Claro a la capital del estado además de esas virtudes la distinguen sus muchos problemas y sus carencias, resultado precisamente de la falta de planificación y del abandono en que se cayó en las mencionadas 2 administraciones que dejaron como resultado una abultada deuda para la administración del gobierno, un deterioro y atraso en la infraestructura y la falta total de espacios públicos.

Por fortuna hay un nuevo gobierno que le imprime un nuevo rumbo a las necesidades de la capital y ese gobierno además está en sintonía con la visión que tiene la federación, de modo que podremos esperar proyectos de infraestructura, espacios públicos adecuados y una nueva fase de desarrollo.

Quiero creer que regresar al formato original de las Fiestas del Pitic es un buen inicio para una fase que permitirá que los hermosillenses recuperemos nuestra ciudad, que retomemos el entusiasmo y el orgullo de ser de aquí.

Ahora a la pachanga…

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre