Agencias

El Gobierno Federal y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) firmaron el Acuerdo para Promover la Inversión y el Desarrollo Incluyente, que tiene como meta elevar la inversión total en el país a un nivel de 25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) desde el 20 por ciento actual, lo que implica un compromiso del sector privado de invertir 35 mil millones de dólares adicionales en los próximos dos años.

El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que el sector privado, de forma específica las 60 empresas del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), invertirán en este año alrededor de 32 mil millones de dólares.

“Es una cantidad importante, es una inversión que va a generar empleos y va a impulsar crecimiento económico”, dijo, pero indicó que para crecer a una tasa promedio de 4 por ciento es necesario que la inversión total del país sea del 25 por ciento del PIB.

López Obrador agradeció la confianza de los empresarios y expuso que este compromiso de invertir en México significa que se podrán garantizar no solo el bienestar sino la paz y tranquilidad del país.

«Esta inversión va a generar empleos e impulsará el crecimiento económico; con este convenio otros sectores de la iniciativa privada del país van a aportar inversiones en cada una de las ramas de la economía, en el sector agropecuario, industria y servicios», señaló.

El propio presidente ofreció abrir las puertas de Palacio Nacional a los empresarios para gestionar trámites y lo que se necesite para resolver los problemas.

“Que podamos empujar juntos al elefante reumático y mañoso que a veces es el gobierno con sus trámites engorrosos y dilatados, todo eso que impide que las cosas lleguen a la práctica. Ofrezco eso”, prometió el Presidente.

Los compromisos de la IP

El acuerdo expone que actualmente el sector privado invierte el equivalente al 17.5 por ciento del PIB y el sector público aporta 2.8 por ciento, la meta es que las empresas lleguen a 20 por ciento y el gobierno a 5 por ciento, para que la inversión física conjunta pase de 20 a 25 por ciento del PIB.

“Nos hemos propuesto hacer que la inversión total vaya hasta el 25 por ciento del PIB, esto significa que vamos a trabajar, no de un día para otro evidentemente, sino que en los próximos dos años vamos a hacer una inversión de 35 mil millones de dólares”, dijo Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE.

Indicó que un elemento central del acuerdo es que establece dos mecanismos encabezados por el presidente de la República y coordinados por el Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo, y el Crecimiento Económico, con el apoyo del CCE.

El primero consiste en que el Presidente tendrá como responsabilidad la evaluación y priorización de los proyectos de inversión “que sean rentables” y, el segundo, busca que el titular del Ejecutivo sea el responsable de facilitar la ejecución de dichos proyectos.

Para cumplir ambos mecanismos, el gobierno y las empresas realizarán reuniones periódicas conjuntas y métricas de seguimiento.

Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, aclaró que en el nuevo mecanismo “no se encuentran obras ya aprobadas por el gobierno, sino que se trata de proyectos nuevos.

Salazar Lomelín agregó que proponen fortalecer áreas como el sector energético, fomentar energías limpias, poder elevar la inversión privada del 17 por ciento del PIB al 25 por ciento en dos años.

Por otra parte, los miembros del Consejo Coordinador Empresarial coincidieron en que para fomentar la inversión es necesario contar con: reglas y mensajes claros y propositivos del sector público y privado; Estado de derecho fuerte y eficaz; estabilidad macroeconómica; y un compromiso para resolver, con estricto apego al marco jurídico, los obstáculos de ejecución que con frecuencia impiden la realización de proyectos de inversión.

José Manuel López Campos, presidente de Concanaco-Servytur, dijo que este acuerdo contribuirá a que se alcancen las metas de crecimiento y apoyará a que las empresas tengan certeza jurídica.

«El acuerdo será un parteaguas que permitirá el inicio de inversiones y la activación de nuevos proyectos que pueden hacer la diferencia para alcanzar los niveles de crecimiento y que las empresas tengan un mejor entorno favorable y certeza jurídica para que haya inversión», aseguró.

Destacó que este convenio busca poner a la inversión entre las prioridades fundamentales para el país.

Expuso que un eje central del acuerdo son los proyectos de inversión y tener responsables de facilitar dichos proyectos, con reuniones conjuntas y métricas de seguimiento.

Antonio del Valle, presidente del CMN, dijo que a pesar de que las empresas están invirtiendo 623 mil millones de pesos (32 mil mdd en 2019), “se requiere más para crecer, y para lograr crecer 4 por ciento se necesita invertir al menos el 25 por ciento del PIB al año”.

Inicia nueva fase de cooperación entre sector público y privado: Coparmex

Con el acuerdo alcanzado entre el Gobierno federal y el sector empresarial, México tiene la oportunidad de reposicionarse como una economía fuerte y capaz de atraer mayores inversiones, independientemente del complicado entorno global, señaló la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

“La Coparmex considera que ese acuerdo constituye una buena señal de que es posible iniciar una nueva fase de cooperación entre los sectores público y privado en el que prevalezcan la vigencia del Estado de Derecho, la confianza y la certidumbre”.

El organismo patronal, a través de sus 36 mil empresas socias en todo el país, sus 65 centros empresariales, federaciones y representaciones, evaluará los diferentes proyectos de diseño, financiamiento, construcción, desarrollo y mantenimiento en los sectores involucrados en el acuerdo.

4 áreas prioritarias del acuerdo:

Sector energético

-Cumplir los contratos de inversión entre empresas y el sector público para incrementar la producción de petróleo, gas y energía eléctrica.

– Fomentar la producción de energías limpias y renovables.

-Apoyar a desterrar la corrupción en Pemex y en la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Infraestructura de transporte

-Incluir proyectos de carreteras, puertos, puentes, ferrocarriles y aeropuertos para mejorar la interconexión de las diferentes regiones del país.

Inversión social

-Inclusión de proyectos de gran impacto social: educación, salud, agua y saneamiento, para lograr un desarrollo incluyente.

Desarrollo del sur-sureste

-Desarrollar proyectos centrados en energía, servicios o agroindustria, así como la integración de cadenas productivas.

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre