Pasión por los Negocios

POR DEMIAN DUARTE

Quizás usted no lo sabía, pero en este momento el Congreso del Estado se quedó sin un mecanismo de transparencia o rendición de cuentas y no existe un organismo que observe el desempeño de los diputados de la 62 Legislatura y no deja de ser paradójico que mientras los diputados encargados de diseñar las leyes y por tanto de cumplirlas sean omisos en este aspecto al que los obliga la Ley Orgánica.

El autor es periodista de negocios y política con 29 años de experiencia… usted lo puede contactar en Twitter como @demiandu y por e-mail en demiandu1@me.com

Y digo paradójico, porque mientras ellos han incumplido ya por varios meses en la integración del organismo ciudadano de evaluación del desempeño legislativo, algunos de los integrantes de la 62 Legislatura si aparecieron con dedo flamígero para señalar la presunta omisión de parte de la gobernadora Claudia Pavlovich respecto a emitir una convocatoria y designar una serie de ternas que permitan que se renueve el Consejo del Instituto Sonorense de Transparencia Informativa.

En este caso fueron Gildardo Real Ramírez coordinador del PAN y Martín Matrecitos, vicecoordinador de Morena quienes muy orondos salieron a hacer sus exigencias, sin tomar en cuenta que ellos son omisos al respecto de lo que les mandaba la Ley, y en ese enfoque si que resulta cómodo para los congresistas salir a exigir que se haga la voluntad de Dios en los bueyes de sus compadres.

El criterio es simple, no se puede ser omiso, mucho menos cínico o intransigente al respecto y si se va a exigir el cumplimiento de una norma sobre la que falló la Suprema Corte de Justicia hace unas cuantas semanas, es fundamental cumplir primero con lo que la Ley que rige la operación del Congreso les ordena.

Y mire que interesante caso, los diputados que integran la 62 Legislatura, en particular los de Morena, pero también los del PAN, han insistido en que ellos marcarían la diferencia respecto a los excesos, omisiones y las reformas a la Constitución, inconstitucionales que aprobaron sus antecesores, sin embargo como todos los que observamos el trabajo del Congreso del Estado sabemos, han sido incapaces en ponerse de acuerdo en los aspectos más básicos de la operación del Poder Legislativo, se la han pasado en pleitos internos, tratando de cambiar personal directivo y administrativo, pero en 9 meses no han hecho su trabajo, a la fecha de hecho solamente tienen 4 leyes aprobadas, de un amplio universo de 110 iniciativas presentadas y en definitiva no tienen resultados que observarles cuando se trate de evaluar su trabajo como diputados, con unas cuantas excepciones que se pueden contar con los dedos de una mano.

El mencionado comité ciudadano de evaluación está acéfalo y por lo tanto no opera desde el 29 de marzo pasado, pero en la práctica nada desde el 16 de septiembre de 2018 a la fecha se les ha revisado y mucho menos evaluado a los noveles legisladores.

Vamos incluso algunos de los diputados en corto manifiestan que no quieren ser evaluados, pues temen la comparación con la 61 Legislatura, que ahora se sabe en base al amplio reportaje que publicó la periodista Brisa Retano en Vortice Web http://vorticeweb.com/2019/06/18/esquivan-evaluacion-de-trabajo-legislativo-nuevos-diputados-en-sonora/ lograron salir de sus funciones con una calificación global de 81.4 puntos de 100 posibles, a pesar de todas las críticas y señalamientos en su contra.

Lo peor es que los diputados andan echándose la bolita, respecto a quien corresponde esa función y Martín Matrecitos que es el presidente de la Comisión de Transparencia asegura que a él no le toca, mientras Jesús Alonso Montes Piña, presidente de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, manifiesta que tratará de llevar el tema para tomar acuerdo con el resto de los coordinadores al respecto.

Lo que si le digo y es mi opinión es que no podemos tener a un Congreso del Estado que incumple con las leyes, porque eso les resta a los diputados autoridad moral al respecto su capacidad de gestión, por lo que se hace prominente y absolutamente necesario que llamen a integrar la nueva Comisión Evaluadora del Desempeño Legislativo y que sean ciudadanos íntegros y totalmente objetivos y apartidistas quienes la integren y observen su trabajo.

El Congreso del Estado nos cuesta demasiado a los ciudadanos como para permitir que los diputados anden en sus distritos haciendo regalitos a los ciudadanos, mientras incumplen con su trabajo y encima de todo son opacos en cuanto a la rendición de cuentas e ineficientes en todo lo demás. 

En resumen no se puede señalar la paja en el ojo ajeno e ignorar la viga en el propio, así que considero que a los señores legisladores no les queda de otra que cumplir con lo que les mandaba la Ley Orgánica en este aspecto.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre