Vortice en Síntesis

Por Brisa Retano

La marcha de feministas contra la violencia ha provocado una serie de opiniones. Todo derivado de la reciente manifestación #NoMeCuidanMeViolan y #YoVandaliceLaPGJ.

#NoMeCuidanMeViolan tiene origen en la denuncia de una joven de 17 años, quien acusó a 4 policías de haberla violado. La segunda, #YoVandaliceLaPGJ derivó de las declaraciones de la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en el sentido iniciar una carpeta de investigación en contra de quien resultara responsable de las afectaciones a los edificios públicos, declaración que indignó aún más a los grupos de mujeres feministas.

Al trascender la noticia del abuso sexual cometido por los agentes hacia la menor de edad, la indignación se hizo presente y quiero pensar que no únicamente en grupos de feministas, sino de todo aquel que leyera la noticia… Sinceramente por el momento llegué a pensar que sería una de las llamadas Fake News, por considerarla atroz e imposible de creer.

Fue así como grupos feministas organizaron una marcha que resultó multitudinaria. El objetivo era reclamar la falta de atención de las instituciones de seguridad y prontitud en las respuestas con la que tendrían que actuar el gobierno, en este caso el de la CDMEX. A la marcha acudió todo tipo de personas y con ello, se sumaron todo tipo acciones.

Del vandalismo hacia los monumentos históricos (en este caso El Angel de la Independencia) y del resultado de otros destrozos durante la marcha, se desató toda una polémica en redes sociales a favor y en contra. 

A favor: un monumento se construye, se recupera, se renueva… una vida no.

En contra: la violencia no se combate con más violencia.

Por otra parte, me preocupa la falta de credibilidad de las y los jóvenes en las instituciones, el resentimiento que existe por la falta de respuesta, la falta de celeridad con la que deberían actuar, la falta de respeto de los mismos integrantes de las corporaciones policiacas hacia los ciudadanos y sobre todo, lamento la pérdida de confianza de estos ciudadanos hacia los que deberían otorgar dicha seguridad.

En algunos de los comentarios en días pasados escuche el comentario de una joven feminista no mayor de 25 años, por supuesto radical, universitaria, líder de un grupo feminista aquí en Sonora. El comentario tuvo origen luego de que se diera a conocer los hechos ya mencionados de la violación a la joven de 17 años por parte de los 4 policías municipales de Azcapotzalco.

Ella dijo: “La policía es una mierda. La policía simula que nos cuida. La policía en realidad cuida la propiedad privada y los intereses de la clase en el poder…” 

La semana pasada hablamos sobre seguridad, y dentro de las metas en las corporaciones policiacas se dijo que se tendría que trabajar en la depuración de las corporaciones. Hoy les digo que urge que este trabajo se inicie y que empiece a dar resultados positivos.

Por otra parte, los grupos de mujeres feministas han cambiado en México y en Sonora.

Hoy estamos frente a grupos feministas que son de una nueva generación, que exigen ser tomadas en cuenta, que exigen prontitud en los casos de violaciones y feminicidios, que exigen seguridad en todos los ámbitos, que exigen justicia, que exigen igualdad, que exigen dejen de simular los tres niveles de gobierno, que dejen hacer como que hacen y no hacen nada, que exigen tanto a una mujer en el poder como a un hombre.

Hoy estamos en la era de las mujeres en política, y yo les digo a esas mujeres políticas, que es tiempo de dar resultados, que no se trata de estadísticas para decir que somos iguales y hemos logrado la equidad en los espacios públicos.  También  estamos frente a una nueva generación de feministas, sí rebeldes… pero ellas pertenecen a los rebeldes con causa.

En síntesis, ayer como hoy, yo me quedo con las y los rebeldes con causa.

El Sol sale.

Correo: brisarz@me.com

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre