Vórtice en Síntesis

Por Brisa Retano

Entre los retos para el Estado Mexicano sin duda es generar el bienestar social, garantizar la salud, educación y seguridad a todos los ciudadanos. Por supuesto, el poder tener un trabajo que garantice cubrir todas las necesidades vitales, y en el caso de los más jóvenes el asistir a la escuela con la expectativa de obtener los conocimientos necesarios para después desarrollarse en el ámbito profesional.

En repetidas ocaciones hemos escuchamos al presidente Andrés Manuel López Obrador, dirigirse a los jóvenes con cariño y respeto. Y entre sus programas ha contemplado la beca universal para quienes estudian en escuelas públicas, y apoyo económico a quienes se inscriban en el programa de “Jóvenes Construyendo el Futuro”, este último programa tiene como finalidad la capacitación para el trabajo. 

La apuesta de López Obrador por los jóvenes tiene sentido, ya que el grueso de la población mexicana es joven, y con ello se garantiza el futuro de una población adulta preparada y productiva.

El Gobierno Federal está enfocando sus energías en los programas sociales, y con ello se espera aminorar la brecha de desigualdad y elevar la calidad de vida de los que menos tienen, adelgazar el gasto dentro de la administración pública, y con ello eliminar excesos y lujos para los altos funcionarios del gobierno… por lo menos así lo presumen.

Me queda claro que los mexicanos seguimos a la expectativa y con la esperanza de que el nuevo régimen gubernamental proporcione resultados, pero los ciudadanos también tenemos que poner de nuestra parte y cumplir con lo que nos toca, como pagar impuestos, para después verlos reflejados en mejores y más servicios.

Por supuesto, también hay quienes le apuestan a que el actual gobierno fracase, y su sentir —pienso yo— tiene que ver más con una posición política partidista que de visión de futuro.

Dicho de otra manera, me preocupan las mentes que le apuestan al fracaso sin pensar en las consecuencias para nuestro país y para todos los mexicanos. 

Actualmente en México tenemos tres grupos gruesos poblacionales: en el primer grupo, por así decirlo, se encuentran nuestros adultos mayores o ancianos, quienes de alguna manera ya nos otorgaron todo lo que son, en el segundo grupo —en el que me incluyo— de adultos jóvenes o maduros, tenemos la obligación de mantener un país unido, fuerte, solidario y productivo para nosotros y las nuevas generaciones, el tercer sector es precisamente el infantil y el de los jóvenes, a quienes tenemos el deber —por lo menos— de dejarles un país donde se pueda prosperar.

Tenemos que trabajar en esa perspectiva, cumplir con lo que se nos pide, pero también exigir buenos resultados.

Ya tenemos un presidente legítimo, tiene la confianza de la mayoría de los mexicanos, ahora nos queda esperar para ver resultados, ojalá no sea por mucho tiempo… El Sol sale.

Correo: brisarz@yahoo.com

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre