La mañanera de AMLO, el lugar para plantear los temas de interés para Sonora

Pasión por los Negocios

POR DEMIAN DUARTE

CIUDAD DE MÉXICO.- Los medios de comunicación tradicionales enfrentan un reto muy grande y fuerte en estos momentos en México y es que su credibilidad y por lo tanto su permanencia están puestos a prueba, y mucho tiene que ver con la nueva realidad política que vive el país, con un gobierno que ha entendido que la relación con la prensa no tiene porque seguir siendo como lo fue en el formato del viejo régimen y con medios que simplemente no dan pie con bola.

El autor es periodista de negocios y política con 29 años de experiencia… usted lo puede contactar en Twitter como @demiandu y por e-mail en demiandu1@me.com

Mire, me tocó estar en la conferencia de prensa de este jueves 31 de octubre en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde los otrora grandes y muy respetables “medios nacionales”, que en realidad son la prensa de la Ciudad de México, protagonizaron un zipi zape con el jefe del poder ejecutivo federal, a raíz de los hechos suscitados en Culiacán Sinaloa, y donde se pusieron en la lógica de pedir que de nuevo se repitiera la narrativa de los hechos, como si no se hubiera explicado en informado el 30 de octubre de manera extensa y como si no hubiera otros temas en la agenda.

Lo peor es que algunos incluso pretendieron pasarse de protagonistas, otros se pusieron en plan grosero, otros más quisieron pasarse de listos posesionándose del micrófono, el asunto es que con su actitud arrogante, no hicieron más que demostrarnos a los que estuvimos ahí como espectadores, que ya son anacrónicos a la nueva realidad que vive el país y que están a un tris de perderlo todo.

Incluso un reportero de uno de esos “grandes medios nacionales”, cuando el presidente se refirió a los medios no tradicionales, despectivamente me dijo que más bien se trataba de medios “fantasmales”, y es que en efecto existe un gran conflicto, una suerte de hoguera de las vanidades, en donde quienes ejercemos el periodismo por nuestra cuenta y por nuestros medios, algunos con portales de internet como es el mío www.pxnweb.com otros más con sus redes sociales al estilo de Facebook, Twitter, Instagram o YouTube, otros más de radios comunitarias, algunos que incluso lo conjuntan todo, somos discriminados por los representantes de la “gran prensa nacional”.

Y es que el empeño de muchos de esos medios tradicionales es ejercer una especie de lucha de clases entre los medios, en donde ellos son lo más alto de lo alto, por ser medios capitalinos, mientras los demás somos una suerte de clase obrera, que estorbamos ahí y no merecemos ni siquiera la oportunidad de preguntarle al presidente por asuntos de nuestros estados y nuestras regiones.

Sin querer le dan la razón al presidente López Obrador en esto de llamares “prensa fifí” y es que al final de día su actitud, denota ese dejo de desprecio que persiste de parte de muchos capitalinos o chilangos, a todo lo que tiene que ver con la mal llamada “provincia”.

Lo más curioso es que habemos en los medios alternativos muchos que tenemos mucha más experiencia, trayectoria y formación periodística que esas pretendidas divas y divos de la información, que creen traer al rey de la oreja.

Un episodio curioso e interesante se propició en la reciente visita de López Obrador a Sonora, donde hubo un lamentable accidente en el que volcó una camioneta que trasladaba a integrantes de esa mal llamada “prensa nacional”, pues salió a flote esto de que los medios de la Ciudad de México exigen un trato especial cuando se trata de irse de gira, cuando todos los medios tienen corresponsales muy profesionales que pueden sacar perfectamente el trabajo de informar, incluso más objetivamente que los reporteros de la fuente, porque conocen el entorno y el contexto de como se dan las giras, y no terminan imponiendo en sus coberturas su visión desde la capital del país.

A raíz de estos hechos López Obrador y Jesús Ramírez Cuevas, decidieron que ya no se paguen más gastos de los onerosos medios nacionales y que en todo caso si los medios quieren enviarlos, que sean ellos quienes se hagan cargo de todo, tal como hacemos por ejemplo quienes queremos viajar a la capital del país, para participar en las ruedas de prensa “mañaneras”.

Es importante entender, las cosas cambiaron en México desde el 1 de diciembre de 2018 y uno de los últimos reductos de como se hacían las cosas en el viejo régimen está en la relación de la prensa y los medios de comunicación con el poder.

Por lo pronto todo hacer ver y pensar que después de la “desmadrañera” de este jueves, se rompió un paradigma en la relación de los medios con el poder, esperemos que sea para bien.

Al final del día es real esa máxima de que los pedacitos de suerte se reparten entre los que se levantan muy temprano.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre