Vortice en Síntesis

POR: BRISA RETANO

Recién tuve la oportunidad de asistir a dos conferencias de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México. En mi carácter de profesional de la comunicación llevaba la responsabilidad y la representación de tres medios de comunicación. Como meta de todo reportero era plantear al presidente de México temas que a los sonorenses nos mueven, nos importan y están en nuestra área.

La autora es periodista, usted la puede contactar en el mail brisarz@me.com

Las conferencias de prensa a las que me refiero resultaron las más polémicas en toda la historia de lo que lleva López Obrador otorgando las “mañaneras”.

En la mañanera del 31 de octubre —por cierto, Día de Brujas— se pretendía informar todo lo relacionado a los hechos realizados el 17 de octubre en Culiacán, en la que se planeó la detención de Ovídio Guzmán, luego se desataría un escándalo internacional y se señalaría al gobierno mexicano por dejar en libertad al hijo del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Desde ese día a la fecha, se sigue hablando de que la estrategia de seguridad que encabeza el actual secretario de seguridad, Alfonso Durazo Montaño, no es la adecuada; sin embargo AMLO sigue otorgando su respaldo al sonorense y confía plenamente en él y su equipo. En este sentido, hay que reconocer que el oriundo de Bavispe tiene una de las tareas más complicadas por sacar, y mantiene todos los reflectores encima tras la frustrada operación en Sinaloa, y hoy se suma el ataque a integrantes de la familia LeBarón.

El desarrollo de la “mañanera” del pasado jueves 31 de octubre, se puede decir que inició con suma normalidad  y en completa calma, pero los ánimos de los reporteros que cubren regularmente la fuente presidencial se empezaron a calentar, sin orden y a grito pelado cuestionaron al presidente y su equipo de seguridad. Alfonso Durazo desaprobaba con su cabeza algunos de los cuestionamientos, el presidente López Obrador trataba de dar respuesta a sus cuestionamientos y hasta en dos ocasiones trató de calmar a la prensa. 

Algunos reporteros disentían entre sí en el recinto, otros querían justificar sus reportes y notas que llenaron aquel 17 de octubre las primeras planas con información imprecisa, inconclusa y falsa. 

Los receptores de la transmisión de la conferencia jugaron su papel, y los mensajes de los usuarios de YouTube se hicieron llegar. Más tarde las benditas redes sociales como twitter y Facebook empezaron a estallar y aquello se convirtió en una hoguera para los trabajadores de los medios tradicionales de la Ciudad de México.

Lo anterior derivó en la manifestación de odio y repudio hacia periodistas y medios de comunicación de parte de los cibernautas, y como nunca antes los mismos reporteros fueron el centro de la información, pero de una forma negativa.

Al día siguiente, durante la mañanera de 1 de noviembre los mismos reporteros que un día antes habían estado excitados y exaltados, permanecían tranquilos y cayados como si estuvieran dentro de un templo religioso, pues la avalancha de las redes habían arrastrado y revolcado a los periodistas que con sus cuestionamientos de un día antes, en el afán de encontrar un culpable de la operación fallida y enjuiciarlo ante el público, encontraron el repudio y la agresividad de muchos mexicanos.

Ese mismo día, un reportero de TvAzteca preguntó si el gobierno de López Obrador estaba dispuesto a investigar toda esa campaña de violencia que se había desatado en redes hacia algunos participantes de la “mañanera” —que absurdo pensé yo en ese momento—, a lo que el presidente contestó que sí, pero que no costara mucho.

De lo anterior, la Unidad de Información, Infraestructura Informática y Vinculación Tecnológica nos mostraría los resultados de la conversación en redes sociales derivado de la conferencia de prensa del “Día de Brujas” y en la que se desprendieron las etiquetas #PrensaSicaria #PrensaProstituida y #PrensaCorrupta.

De los resultados en la investigación:

1.- En el análisis de los mensajes predominó un sentimiento negativo contra la prensa del 70%, sentimiento positivo del 21% y neutro del 9%.

2.- Del comportamiento sistemático de la estructura de redes se desprende que del total de usuarios el 73.83% correspondieron a personas reales, mientras el 26.14% a bots. 

3.- En el intercambio total de Tweets el 21.60 % fueron mujeres, 50.69% hombres y 27.71% indefinidos. 

4.- El mayor volumen de conversación se dio en CDMX, Nuevo Leon, Sonora y Sinaloa. A nivel internacional destacan España y Chile.

5.- La conversación en redes se detonó inmediatamente después de la Conferencia mañanera del 31 de octubre, cuando el Presidente cuestionó la responsabilidad de los medios de comunicación en cuanto al compromiso con la veracidad de la información que se maneja. 

En esta ocasión no tuve la oportunidad de preguntar, pero me tocó presenciar una de las conferencias de prensa más interesantes de López Obrador en sus casi 11 meses de gobierno, donde cada quien tiene su punto de vista y comenta según le fue en la feria. 

En mi opinión, creo que el gobierno federal fue sumamente tolerante y paciente con los reporteros ahí presentes, también me queda claro que quienes pertenecemos a los medios de comunicación tenemos una responsabilidad social ante la ciudadanía, y en nuestro papel como interlocutores entre gobierno y sociedad, nuestra tarea es comunicar siendo lo más objetivos e imparciales posibles, pues sin duda cada quien corresponde a una formación cultural, profesional e ideológica.

El sol sale.

Correspondencia: brisarz@me.com

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre