Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

CIUDAD DE MÉXICO.-Ayer ocurrió algo interesante en el modo en que Andrés Manuel Lopez Obrador se plantea sus prioridades, esto es el entendimiento a chaleco de que  el éxito de su gobierno pasará por la posibilidad de dar resultados tángibles en lo que toca a la economía.

El autor es periodista con 29 años de experiencia, especializado en negocios, política y alguna que otra cosita más… Usted le puede contactar en el correo demiandu1@me.com

Es importante el mensaje que dio a querer y no el presidente de la República durante la “mañanera” del miércoles 5 de febrero, pues decidió, según dijo, ponerse a si mismo un recordatorio de que es fundamental empujar la economía como la base para obtener resultados en el resto de los ámbitos de su administración.

El mensaje —dijo— es como el que tenía para si mismo el ex presidente de Estados Unidos William Clinton el presidente número 42, cuando hizo campaña por la reelección en el vecino país del norte, por allá en 1996 y que es una anécdota celebre entre los que disfrutamos con el estudio del fenómeno económico al tono de “es la economía idiota”, aunque López Obrador lo matizó diciendo al publico “es la economía… tonto”, pues ya tiene otro en el que se dice “es la inseguridad… Andrés Manuel”.

El giro es importante, porque el presidente es un hombre que transpira política, que desayuna, come, cena, duerme y sueña con asuntos políticos y que ve al tema económico como un subresultado del ejercicio de hacer política, razón por la que incluso ve a la economía como un mal necesario, algo secundario, en donde lo importante no es crecer, sino redistribuir el ingreso.

Y no le falta razón al presidente, el diseño de políticas públicas que tiendan a generar equilibrios es algo que resulta fundamental, sin embargo para redistribuir el ingreso, es necesario tener crecimiento, es decir distribuir riqueza implica en si mismo como concepto la necesidad de encontrar las vías para generarla.

En ese criterio que ahora Andrés Manuel haya puesto en su mente y en su agenda la necesidad de crecer como mecanismo para obtener los resultados que busca para México es un asunto que me parece fundamental, puesto que en adelante esa marcará el día-día de su gobierno, con Alfonso Romo como jefe del gabinete económico buscado las herramientas y los caminos para lograr los resultados a pesar de las inercias negativas que se pueda encontrar en el camino.

Vamos el presidente lo puso de relieve, hay condiciones favorables para crecer, ya está listo el nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos, se lograron niveles récord de inversión extranjera, de exportaciones a los Estados Unidos, de captación de inversión extranjera, no hay inflación, el peso es la moneda mas estable y fuerte del mundo, el gobierno logró un superávit en sus finanzas públicas superior al que se planteó, no hay endeudamiento, las tasas de interés tienen a la baja y con ellas el costo del dinero.

Luego entonces la pregunta es ¿Por qué no crecemos?.

Y ahí está la cuestión, por eso veo con muy buenos ojos el planteamiento del presidente de ponerse este asunto de la economía como prioridad, pues se trata de la llave que le conducirá al éxito en el resto de las áreas, desde la lógica de la República de Bienestar, hasta el asunto de la seguridad, nutre otras muchas cuestiones colaterales.

La economía es tan importante, insisto que está en el planteamiento de todos los temas y a todos nosotros nos conviene esta nueva visión del presidente para dar con las respuestas y poner manos a la obra.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

LEAVE A REPLY

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre