El Cobanaro

Por Octavio Almada Palafox

Aparte de la inmensa incertidumbre que tortura al gobierno federal y la sociedad toda con el asunto del coronavirus, aparte de que nos enteramos, aunque ya requeté sospechábamos, que en la pasada administración de Enrique Peña Nieto, más de 4 mil millones de pesos que salieron de instituciones públicas de salud, como el IMSS, el ISSSTE, y de diferentes institutos de salud de los estados, fueron presuntamente desviados a 837 empresas fantasma, como lo documentó en una investigación el equipo de abogados del bufete Pérez de Acha Abogados, en colaboración con la asociación civil Impunidad Cero, para la que realizaron más de 200 solicitudes de información a instancias de salud pública en todo el país, tanto a nivel federal como estatal; aparte del conflicto con las farmaceúticas que vendían más caras las medicinas al gobierno y tenían bien tendida su red de arreglos, aparte de la inocultable red de corrupción que aún no acaba de develarse en ese sector. 

Aparte de todo eso aún no cae el peso de comprensión de la catástrofe que, en materia de salud, dejaron varias administraciones anteriores. La derecha panista preparaba en su proyecto, la privatización del sector salud como se lo mandata el FMI y el priismo cabalgaba con su misión corruptiva a todo lo que daba. 

Pues déjeme decirle que ya se puso en operación el primer hospital General Insabi, en Tekax, que a brinda ya servicios gratuitos a personas que carecen de seguridad social. La población será atendida desde el modelo de Atención Primaria a la Salud centrado en la persona, la familia y la comunidad, así como de cercanía con pacientes; además, contará con intérpretes y traductores de lenguas indígenas.

Esta unidad médica de segundo nivel de atención dará servicio las 24 horas de los 365 días del año, e inicia actividades con una plantilla de más de 300 trabajadores de la salud, para atender en los servicios de urgencias, consulta externa, hospitalización y en diversas especialidades, en beneficio de más de 225 mil habitantes de 11 municipios del sur de Yucatán.

Con este hospital nace formalmente, en la práctica, el brazo operativo de la Secretaría de Salud federal, el Insabi, con el objetivo de hacer realidad el derecho a la salud plasmado en el artículo 4º constitucional. Al detallar la situación del sistema de salud, el Presidente lamentó prácticas del pasado que han puesto en una situación crítica a hospitales y unidades médicas «Había en el Seguro Popular más administrativos que enfermeras o personal médico, por eso cada semana vamos a informar y no es fácil por los intereses de los que vendían los medicamentos, pensaron que íbamos echar marcha atrás si los niños con cáncer no tenían medicamentos que no íbamos a resistir e íbamos a regresar con ellos a decirles que regresábamos; no, abrimos la compra de medicamentos al extranjero y lo vamos s a seguir a haciendo porque la salud es primordial». 

También se inauguró el hospital Martiniano Carvajal en Mazatlán con un monto de inversión de mil 38 millones de pesos, beneficiándose a 297 mil 180 personas, cuenta con equipo de alta tecnología y dispone de 120 camas censables y 82 no censables, y además 31 consultorios.


Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, indicó que durante el periodo 2019-20120 tenemos este plan de rehabilitar o poner en marcha 70 hospitales y 120 centro de salud. Ya llevamos 18 hospitales y llevamos 70 de estos 120 centros de salud, expuso.
De acuerdo con la Secretaría de Salud, el nuevo instituto descentralizado brindará servicios gratuitos y de calidad a todas las personas que estén en el país y que no cuenten con seguridad social, es decir, que no sean derechohabientes del IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena o Marina.Indicó que para ello, la federación aportará 32 mil 674 millones de pesos a los institutos, lo que ya incluye el presupuesto que la federación otorga a los mismos, así como los cerca de 4 mil 484 millones que obtienen por concepto de cuotas médicas.

En el Hospital de la Mujer, López-Gatell dijo que este centro se reactivó el abasto de medicamentos; señalando que en este rubro, el centro de salud tenía un adeudo con sus proveedores de 86 millones de pesos.

Y fíjese, siguiendo en materia de salud. Recuerde que la Cámara de Diputados de mayoría afín al proyecto a la 4T promovió la legalidad de que el etiquetado de alimentos tenga una pertinencia visual e informativa, perooo se suspendió por un amparo de ciertas empresas de alimentos.  Es decir, no quieren que Usted se entere de la nocividad de lo que come… eso es todo…. Pero salió a protestar nada menos que la Unicef y lamentó la suspensión provisional de la NOM-051 de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas e instó al Poder Judicial a revisar, con urgencia, la decisión. El etiquetado frontal está basado en evidencia sólida; va dirigido a orientar objetivamente medidas de salud pública en beneficio de la población. Pero eso es precisamente lo que algunos empresarios que lo van asesinando paulatinamente con sus alimentos, no quieren, que Usted se entere. Y por eso estamos como estamos, en una crisis de falta de información de las condiciones reales del colosal desastre que nos propiciaron seis gobiernos anteriores con sus hambres de dinero ajeno. Y por eso la apuesta opositora apuesta a seguir desinformando para que las energías sociales se encimen en este gobierno y se olviden de los criminales que hicieron eso.   » El virus más letal es la corrupción y el alemán tocandote  la espalda» Octavio Almada 
@octavioalmada1
@ElCobanaro 

Anuncios

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre