El Cobanaro

Por Octavio Almada

¡Vaya¡ cómo han brotado los males de la política chatarra ¡¡ Por aquí y por allá, las mentiras, el diseño de campañas que pasaron de ser sucias a ser criminales, contra Presidencia desde los opositores conservadores. Estamos llegando a un auténtico ataque concertado para minar las acciones del gobierno federal contra el corona virus. Y  este ataque llega a niveles de delirio. Confían, los adversarios, en una supuesta ignorancia de la gente para jalarlos al pánico con rumores, con infundios. Esperemos que algún día se de una legislación que convierta el delito de las noticias falsas; ojalá los dueños de las empresas de las redes sociales reparen en el daño social del que están siendo cómplices en estas campañas. Ojalá no esperen a una catástrofe para comprender que la responsabilidad de ofrecer un servicio de comunicación, también tiene que ver con la instalación de candados de protección, de filtro, ante los visibles intentos de fracturar las políticas del gobierno federal ante esta crisis inédita que visiblemente ya se salió de control en muchos países. 

Empecemos con las empresas de comunicación de las entidades, empresas que se vieron afectadas con el recorte del subsidio federal y que ahora se cuelgan de los subsidios de los gobiernos de los estados, sobre todo de los adversarios al régimen. Y no sólo se nutren de esos dineros sino de dinero de grupos oscuros que ya andan en abierta campaña electoral y ven la crisis del coronavirus como un excelente trampolín para encaramarse al conocimiento de la gente. Si nosotros observamos ese gran estrato de medios de comunicación que están usando la crisis de salud como el recurso de un método, hay que considerar los daños que acarreará a la salud pública. Incluso por omisión.

Veamos como ya se abrió una campaña contra quien el Presidente Obrador designó como uno de los conductores de las estrategias del equipo de expertos en epidemias, infecciones, virus, salud social, directores de instituciones de salud, el Doctor Hugo López Gatell. La campaña de ataque está hurgando desde su niñez, su adolescencia y juventud para contrarrestar el ganado liderazgo del Doctor Gatell. Hay un gobernador el de Jalisco, Enrique Alfaro, que planteó que el funcionario de salud podría incurrir en traición a la patria por no hacer pruebas masivas de coronavirus. Días después López Gatell dio una cátedra sobre los fallos que presenta cualquier prueba en el mundo. El gobernador, que solicitó un cuantioso crédito, presumía que su administración ya estaba lista para realizar cerca de 600 pruebas diarias para así detectar a supuestos casos sospechosos de contagio de coronavirus. Peeeroooo faltaba la sustancia, las susodichas pruebas. 

Dicha estrategia se detuvo porque se confirmó la cancelación de la compra. El gobernador jaliciense salió con que “algo” salió mal con el proveedor. uuuufff. 

En España, donde el número de muertos ya es una catástrofe, sumó un escándalo más con pruebas para detectar el coronavirus que adquirieron de empresas chinas. El cargamento de pruebas de coronavirus que España compró a empresas chinas resultaron un fiasco, ya que tienen una alta tasa de falsos negativos, lo que aumenta el riesgo de descartar el riesgo de pacientes que podrían contagiar a otras personas.

Y sí, como puede usted suponer la empresa china era la misma que “buscó” el gobernador Alfaro, pruebas fabricadas por la firma china, que tienen una “sensibilidad” de 30 por ciento, muy inferior al 80 por ciento recomendado para que tengan una validez científica. Y ese gobernador acusa de traición a López Gatell. Y así está saliendo el cobre de muchos políticos que ahora presumen ser especialistas en infectología, morbilidad por virus, virología. Su objetivo, ganar popularidad para las elecciones próximas. 

Y así se las gastan, este virus está propiciando que aparezcan los brotes de mezquindad, de sordidez, de avaricia, de especulación, de venganza. Otro tantos sucede con empresas de comunicación que no se están sumando a la campaña con la urgencia y seriedad que se requiere a la comunicación intensa y extensa que merece esta crisis con los llamados a quedarse en casa. Hay que atajar los rumores, hay que cercar a las recomendaciones ingenuas, hay que detener a la indiferencia ante el contagio exponencial que se nos viene para abril mayo. No esperemos a que la tragedia toque nuestras puertas para hacer todo lo posible por evitar el contagio. Sabemos que hay millones que no pueden detenerse de trabajar por cuestiones de economía familiar. A ellos se les agradecerá tomar las medidas que se recomiendan de distancia, de higiene. 

En otro tema, que ampliaré la otra semana, se anunció la extinción de los fideicomisos públicos sin estructura orgánica. El presidente dio a conocer este mandato a través del Diario Oficial de la Federación, el cual va dirigido a la administración pública, la Oficina de la Presidencia de la República, así como los tribunales agrarios.

En México, a pesar de los avances que se han dado en materia de transparencia, los fideicomisos siguen permitiendo el uso opaco y discrecional de recursos públicos, según el Centro de Análisis e Investigación Fundar. Quédese en casa. Infórmese en la conferencia diaria de las siete de la noche. Cualquier ayuda desde usted mismo es ahora imprescindible. » No van a poder confundir al pueblo, por que ustedes no aman al pueblo» Octavio Almada 

@octavioalmada1

@ElCobanaro 

1 Comentario

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre