Demian Duarte

Alfonso Durazo Montaño se convirtió en el protagonista de la visita presidencial número 10 de Andrés Manuel López Obrador a Sonora, quien en 2 ocasiones, primero en Bavispe y después en Hermosillo se desvivió en elogios hacia su todavía secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana.

El presidente dijo en Bavispe de Durazo Montaño: Agradezco al pueblo de Bavispe, porque Alfonso me ha ayudado mucho, es un servidor público de primer orden, es un profesional, es una gente honesta, es un auténtico servidor de la nación.

“Le agradezco mucho a Alfonso su apoyo, porque él es el que coordina al Gabinete de Seguridad. Aunque yo estoy ahí todas las mañanas yo estoy recibiendo el informe, quien coordina a todas las secretarías es Alfonso Durazo y me ha ayudado mucho. Por eso, aquí en Bavispe quiero hacerle este reconocimiento”, dijo el presidente el sábado.

Y en Hermosillo la mañana del domingo expresó: Ustedes tienen, entre otras cosas, la ventaja de que el secretario de Seguridad Pública del gobierno federal, Alfonso Durazo, es sonorense y -lo dije ayer, lo repito ahora- es un servidor público ejemplar, una gente dedicada al trabajo, un profesional y sobre todo un hombre honesto que me ha ayudado mucho como coordinador del Gabinete de Seguridad Pública.

“Vamos a apoyar para que haya paz y tranquilidad en Sonora”, dijo el presidente López Obrador en su mensaje el domingo, señalando que decidió acudir a Sonora este fin de semana a fin de mandar el mensaje claro de que no se va a permitir el que se establezcan grupos de la delincuencia organizada en Sonora.

Ha habido últimamente enfrentamientos entre los mismos grupos de la delincuencia en Sonora y por eso estamos presentes, ya hay más de dos mil elementos de la Guardia Nacional en Sonora y vamos a seguir protegiendo al pueblo de Sonora.

El secretario Seguridad Publica y Protección Ciudadana Alfonso Durazo Montaño dijo que es para él un privilegio haber recibido el espaldarazo del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

El precandidato a la gubernatura de Sonora manifestó que recibió con atención los elogios del presidente, en especial porque además los manifestó en Bavispe su tierra, sin embargo consideró que no es solo a él, sino al equipo de la dependencia a su cargo. 

—¿Qué se siente que el presidente hable tan bien de ti Alfonso?

—Es obviamente muy honroso escuchar una palabra, una expresión tan generosa del presidente, obviamente hay un esfuerzo en el gabinete de seguridad extraordinario, creo que es histórica la coordinación que tenemos y eso se debe a la atención diría que pone el presidente a las cuestiones de seguridad.

Por eso es muy grato, incluso conmovedor haber recibido ese reconocimiento precisamente en mi pueblo.

—Dijiste que vas a presentar tu renuncia…

—No, no, no… El presidente dijo que quienes tengan aspiraciones tendrán que presentar su renuncia a fin de mes, consecuentemente eso vale para todos y todas.

—¿Fue un espaldarazo?

—No el presidente es un hombre generoso y reconoce el esfuerzo que hace el gabinete de seguridad y si bien se refirió a mi nombre, es para todo el gabinete de seguridad, no voy solo en esa tarea.

—Pero hay un empujoncito…

—Hay una mención a mi nombre…

—Usted no renuncia entonces

—Más adelante les informaré…

—En esa lógica te quedan 4 semanas en el gabinete…

—En su momento les informaré, pero no me corresponde estar buscando sucesores, el presidente tiene claro lo que se necesita, no me corresponde ni es necesario que yo agregue perfiles… Pero yo venía nomás a saludarlos.

Alfonso Durazo informa resultados

La víspera en Bavispe, Alfonso Durazo Montaño presentó una especie de informe de sus meses al frente de la dependencia, en el que recalcó que su empeño es regresar la paz y la tranquilidad al pueblo de México.

Es un honor estar aquí en mi pueblo, en Bavispe. Reitero, gracias, presidente, por la oportunidad. Sólo los que hemos vivido aquí en la Sierra Alta de Sonora sabemos lo que es nuestro sol, sabemos lo que es nuestro viento. Así como en Tabasco, presidente, el poeta Carlos Pellicer decía ‘mi agua y mi tierra’, aquí nosotros decimos ‘nuestro sol y nuestro viento’.

Es un sentimiento obviamente ambivalente por estar aquí, amargo y frustrante, porque las víctimas no tenían nada que ver con los hechos de violencia que finalmente acabaron con su vida.

Pero así como estamos obligados a dar resultados en la investigación, también estamos obligados a mejorar la seguridad en el país y todo ha iniciado con el combate a la corrupción.

Una monumental corrupción e impunidad dejaron avanzar a las organizaciones criminales, y eso alimentó la tragedia, alimentó diariamente la tragedia que conocimos el 4 de noviembre del año pasado, pero ha alimentado igualmente otras tragedias en el país.

Es obligado, junto con el combate a la corrupción, atender las causas profundas que generan la inseguridad. Como decía Juárez: ‘La seguridad no sólo requiere del concurso de las armas, requiere que el gobierno tenga autoridad moral para combatir la inseguridad’.

Y esa autoridad moral se gana generando la atención social que demanda y merece la ciudadanía.

Abandonamos la vieja política de seguridad basada en el uso exclusivo de la fuerza para orientarla hacia la atención de las causas profundas que generan la inseguridad.

Desde 1990, presidente, políticos han ido y venido por esta población y todos, absolutamente todos, hemos, hemos, ofrecido sumar nuestro esfuerzo, nuestra gestión, para construir esta carretera. En algún caso, en algún tiempo incluso a los ganaderos de la región se les estuvo deteniendo algún recurso por cada becerro que se exportaba a Estados Unidos.

Se hizo un fideicomiso que al poco tiempo desapareció, nunca la gente de esta población supo dónde quedó ese recurso. Y es contradictorio, pero usted, que en campaña no ofreció la construcción de esta carretera, viene a cumplir con ella.

Para terminar, decirles a ustedes que, junto con el cambio en la política de seguridad -quisiera hablar más de ella, pero tampoco está el tiempo del programa como para extenderme-, hay un rediseño de las instituciones responsables de atender, de combatir la inseguridad en el país.

Primero, se creó el Gabinete de Seguridad, que sesiona diariamente a las 6:00 de la mañana en reunión presidida por el presidente de la República e integrada, entre otros, por el secretario de la Defensa, el secretario de Marina, la secretaria de Gobernación, un servidor y otros titulares de otras dependencias. Hemos replicado a nivel estatal y a nivel regional estas reuniones del Gabinete de Seguridad.

Despareció el Estado Mayor Presidencial, que era el emblema de los abusos de los cuerpos de seguridad.

Desapareció el Cisen, que estaba más destinado a perseguir opositores que a combatir la inseguridad.

Y lo más importante, se creó la Guardia Nacional. La Policía Federal en su mejor momento llegó a tener 36 mil elementos, 18 mil de ellos, 18 mil, eran burócratas de ventanilla, sólo 18 mil operativos.

La Guardia Nacional tiene apenas 15 meses de haber iniciado su despliegue operativo y cuenta ya con 97 mil 500 elementos.

Para que se den una idea, la ex Policía Federal en su mejor momento llegó a tener aquí en Sonora 200 elementos de manera permanente para atender la responsabilidad federal en el ámbito de la seguridad pública del estado; a 15 meses de iniciado el despliegue de la Guardia Nacional tiene ahora en el estado dos mil 690 elementos, es tres veces… es sin duda el principal cuerpo de seguridad pública en el estado y es aproximadamente tres veces mayor que la policía estatal.

Este cuartel que hoy se inaugura es uno más de los 160 que se van a construir este año y para el próximo año vamos a tener construidos en el país 266 cuarteles para la Guardia Nacional.

Así es como en cada rincón del país vamos a desplegar de manera permanente elementos de la Guardia Nacional que se encargarán de garantizar la seguridad pública de estas poblaciones.

Concluyo diciéndoles a ustedes que hay esperanza, que empezamos a dejar atrás esa herencia negra de violencia e inseguridad que recibimos al asumir el gobierno. Lo estamos haciendo poco a poco, de manera progresiva.

Hay ya resultados sumamente relevantes en muchos rubros: en secuestro, en robo, en asalto a transeúnte, robo a casas habitación.

Seguimos teniendo pendiente reducir sensiblemente el número de homicidios dolosos, pero aun ahí ya la información del Inegi nos ratifica que hemos logrado un punto de inflexión en la estadística de los homicidios dolosos.

No quiero decir con ello que estamos autorizados a lanzar las campanas al vuelo. 

Quiero decir con ello que los resultados nos ratifican que vamos en la ruta correcta, que estamos por recuperar la paz y la tranquilidad, y que ningún obstáculo va a vencernos porque cuando uno realmente se encuentra comprometido con su sentido del deber -no obstante los pesares y los obstáculos- encuentra invariablemente la forma de cumplir con los objetivos planteados y vamos a regresar la paz y la tranquilidad al pueblo de México.

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre