Demian Duarte, corresponsal

CIUDAD DE MÉXICO.- La sociedad mexicana deberá evolucionar y acostumbrarse a convivir en el largo plazo con la enfermedad de Coronavirus, misma que incluso podría  colocarse como un padecimiento estacional en el futuro cercano, aseguró el doctor Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de promoción de la Salud del Gobierno Federal.

“Uno de los escenarios que se puede identificar es la posibilidad de que COVID nunca desaparezca, permanezca con nosotros y nosotras con la especie humana por muchos años, pero que llegue a un punto de equilibrio con respecto a la especie humana en la que disminuya la virulencia, la capacidad del virus SARS-CoV-2 de causar enfermedad grave y muerte, y que empiece a tener cierto ritmo estacional, parecido a la influenza”, planteó.

A pregunta expresa de Pasión por los Negocios, el responsable de la conducción la estrategia contra la pandemia de Covid-19 manifestó que en efecto, no existe la certidumbre de que una vacuna llegue pronto y que es posible que tratamientos médicos que permitan aliviar o atenuar el efecto del Coronavirus aparezcan antes, lo que junto con efecto de reducción en su virulencia y por lo tanto en la tasa de contagios, obligará a la humanidad a convivir con ella por largo tiempo, de modo similar a lo que ocurre con la influenza estacional.

En ese contexto razonó que no existen todavía elementos para predecir como podrá ser la vida post pandemia y que en efecto esto por naturaleza traerá cambios en la conducta social, por lo que medidas de higiene y prevención como el persistente lavado de manos o el distanciamiento social tendrán que permanecer.

“Una expectativa, y en cierta manera analogías, efectivamente, con la pandemia de VIH, una expectativa más tradicional o más directa, una aspiración que tenemos las sociedades, es que ante una enfermedad infecciosa de carácter epidémico que causa importante letalidad, nuestra expectativa es regresar al estado cero al momento antes de que existiera esa epidemia y quisiéramos pensar en una posibilidad de que no exista más vía que tener una vacuna, y la idea de que desaparezca la epidemia, vía que haya un tratamiento efectivo que logre reducirlo a tal grado que sea un problema que desaparece”, dijo.

“Las lecciones que podemos aprender de múltiples enfermedades infecciosas de interés epidémico es que raramente ocurre eso. No son nuevas las enfermedades infecciosas emergentes, ocurren muy, muy frecuentemente, hay algunas estimaciones de que incluso son cada vez más frecuentes”, anotó.

Sin embargo López-Gatell manifestó que esto no ocurrirá, pues la experiencia marca que este tipo de enfermedades permanecen como riesgo sanitario por décadas como ha sucedido con el SIDA que tiene 40 años, o bien la influenza que tiene conviviendo con la humanidad al menos 400 años, y de hecho mantiene tasas de letalidad altas con 30 mil muertes por año en México por esa causa.

Bajo ese criterio el subsecretario de salud dijo que la persistencia de la enfermedad propiciará cambios en la conducta social de los mexicanos que se deben incorporar porque son benéficos para la salud.

Algunos tienen que ver con la higiene, directamente la higiene, el lavado de manos es uno de los clásicos, Otros cambios como la sana distancia pueden ser benéficos también para prevenir múltiples enfermedades y es posible que en general sería benéfico tenerlos.

Dejar respuesta

Dejanos tu comentario
Por favor escribe tu nombre